×
Carlos Moreira
Carlos Moreira
ver +

" Comentar Imprimir
24 Octubre 2015 04:04:19
El SNTE y su historia (tercera parte)
La Maestra y el poder político del SNTE.

Del 89 al 94, el SNTE vivió uno de sus muchos momentos difíciles, lleno de situaciones que daban pie a los pronósticos catastrofistas ligados a la desaparición del sindicato o al menos del carácter nacional del mismo. A final de cuentas, no sólo no desapareció el SNTE, sino que a lo largo de los siguientes años se fue fortaleciendo.

Las grandes amenazas que se observaban en esos años para el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación tenían que ver con el creciente malestar magisterial producto de unos salarios muy bajos (el sueldo base del maestro equivalía a 1.5 salarios mínimos), una reforma educativa que implicaba la descentralización de los servicios educativos y con ello la posibilidad de convertir al SNTE en una federación de sindicatos y, además, una imagen sindical que contrastaba con una sociedad que exigía mayor democracia y pluralidad.

La caída del grupo de Carlos Jonguitud permitió el regreso al SNTE de la maestra Elba Esther Gordillo y la puesta en marcha de una serie de reformas estructurales en el sindicato de maestros.

Además de la maestra Gordillo Morales, en el tiempo de su liderazgo ocuparon la dirigencia formal del SNTE el coahuilense Humberto Dávila Esquivel, Tomás Vázquez Vigil y Rafael Ochoa Guzmán.

En ese tiempo, es decir entre el 89 y el 2013, se obtuvo un incremento real del salario de más de un 300%, pasando del equivalente a 1.5 salarios mínimos a más de 5 salarios mínimos. Y además con importantes despegues económicos entre cada una de la serie de categorías que surgieron del Programa de Carrera Magisterial.

En estos años se reformaron los estatutos para establecer el voto secreto, la pluralidad sindical, la desincorporación del SNTE al PRI, la desaparición de Vanguardia Revolucionaria, la generación de congresos de educación y de encuentros con padres de familia, entre otros aspectos.

Quizá, entre los puntos negativos se encuentren los constantes rompimientos institucionales. Fracturar se volvió una constante. Con la conducción de Elba Esther, el SNTE pasó de pertenecer a uno de los sectores del PRI, a ser observador electoral y luego fundar un nuevo partido político. Se abandonaron las filas de la FSTSE y se creó una nueva Federación de Sindicatos, la FEDESSP. Se dejó a la poderosa Internacional de la Educación para crear la Confederación de Educadores de América. Para algunos analistas, tales rompimientos tuvieron más costos políticos que beneficios para los trabajadores, para el SNTE y para el grupo hegemónico en el sindicato.

En la última década de la gestión de la maestra Gordillo Morales se vivieron tres grandes crisis:

La crisis de los sistemas de seguridad social que llevaron a constantes reformas de pensiones en la mayoría de las secciones estatales y a una delicada y difícil reforma al ISSSTE.

La crisis en las secciones con tradición disidente. En Michoacán, el Distrito Federal, Chiapas y en cierta medida en Zacatecas y Guerrero, se empezó a notar un hartazgo en las bases magisteriales que se ha convertido en una falta de identidad y en una apatía en la vida sindical. El caso más complicado tiene que ver con la otrora poderosa Sección 9, en donde se tienen 15 años sin asambleas delegacionales y por lo tanto sin estructura sindical.

La crisis en la imagen de la dirigente. Constantes campañas llevaron a un gran desgaste en su imagen. Se le atribuye un poder extrasindical ligado a una falta de credibilidad política. La mayor parte de sus pasivos son falsos, son inventos.

La maestra tomó las riendas del sindicato en acuerdo con el Gobierno. Dejó el poder ante sus desacuerdos con el Gobierno.

Sus últimos días al frente del SNTE fueron complicados. Los meses siguientes fueron extremadamente difíciles para el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

Próxima semana

El SNTE precisa de una gran transformación. El trabajo sindical y político de Juan Díaz de la Torre ha permitido sortear los momentos de gran riesgo para el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Siguen presentes amenazas y retos.

Se están trazando los caminos. El trabajo implica la participación de todos los agremiados.

@cmoreira38_5 / .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2