×
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
24 Febrero 2017 03:00:00
El TLCAN y el agro mexicano
El presente artículo revisa someramente algunos indicadores sobre el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que fue firmado en 1993, entró en operaciones el 1 de enero del año siguiente y que ahora el Presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pretende renegociar, particularmente con México, argumentando que ha sido un acuerdo lesivo para su país.

Antes de la administración Trump. Ya desde 2010 en Estados Unidos había inconformidad de la clase trabajadora blanca por la firma del TLCAN, según lo consigna una encuesta levantada por una agencia estadunidense en 2012, en la que 53% de los estadunidenses opinaba que debería renegociarse o salirse de tal acuerdo, mientras que 15% mantenía una postura de apoyo. Se puede decir que el rechazo generalizado fue capitalizado políticamente por Donald Trump, quien aprovechó el descontento social para incluirlo en su plataforma electoral y programa de trabajo ya como presidente.

Uno de los sectores mexicanos que salió muy perjudicado con la firma del tratado fue el agropecuario, al abrir las fronteras y ponerlo a competir con el del vecino del norte. Según estimaciones del propio Gobierno de EU, se perdieron, o mejor dicho, más de un millón de trabajadores agrícolas mexicanos se vieron en la imperiosa necesidad de abandonar sus actividades cotidianas, lo que influyó en la migración a Estados Unidos. En 1990 radicaban 4.5 millones de mexicanos en aquel país, y la cifra pasó a más de 12 millones en 2009.

Productos estratégicos. Bajo la premisa de aprovechar las ventajas comparativas de cada país, esto es importar productos de aquellos lugares en donde se produzcan a un menor costo que en México, el campo nacional se desatendió y se puso en riesgo la seguridad alimentaria. Si bien es cierto todos los países del mundo importan alimentos, hay productos que se deben considerar estratégicos por ser parte de la dieta nacional, como es el caso del maíz, que independientemente de su precio internacional, no se debió descuidar su producción. México produce 21 millones de toneladas de maíz por año, pero su demanda se satisface con 30 millones de toneladas. Esto es, se debe comprar del extranjero 9 millones de toneladas o alrededor de un tercio de la demanda nacional.

Sin embargo, la dependencia alimentaria aumentó, pues en 2015 se importó maíz de Estados Unidos por alrededor de 2 mil 400 millones de dólares, y la población de México ha continuado creciendo. Los expertos en economía agrícola ya no hablan de autosuficiencia alimentaria, cambiaron el término por seguridad alimentaria, y para que esta se dé, cada nación debe producir al menos 75% de cada uno de los alimentos que consume (FAO).

Déficit alimentario. México presenta déficit de producción en cinco artículos de la canasta básica: importa maíz, 50% del trigo que consume, 80% del arroz, alrededor de 40% del frijol y más de 30% de la leche en polvo. (FAO) ¿Y todo lo anterior se debe al TLCAN? De ninguna manera, la economía nacional exporta otros muchos productos. Sin embargo, han faltado las políticas e inversiones que ayuden a incrementar la productividad en el agro nacional.   
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2