×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
25 Abril 2016 04:00:48
El trato que Elba rechazó
Hace unos meses, cuando la presión mediática y política crecía por la negativa de un tribunal unitario de otorgarle el beneficio de la prisión domiciliaria a Elba Esther Gordillo, con el argumento de que no tenía 70 años cuando se le detuvo (febrero de 2013), el Gobierno federal envió un mensajero a hablar con la maestra. En la habitación del hospital, habilitada como celda, donde está recluida, el enviado de la Secretaría de Gobernación propuso un trato: “Que se declare culpable del delito más grave que se le imputa, lavado de dinero, y en ese momento se le otorga el beneficio”.

Gordillo escuchó la petición acompañada de sus abogados y después de unos segundos dijo: “No, seguiremos por las vías judiciales porque es nuestro derecho y porque vamos a probar mi inocencia”, respondió la maestra atendida por deficiencia renal que la tiene bajo supervisión médica constante. El mensajero del Gobierno todavía pidió que lo pensara, que se podía acelerar la respuesta a su petición para que obtuviera un beneficio que la ley otorga a personas mayores de 70 años. “Declárese culpable en ese delito y el tema se resuelve”, insistió. Pero la exlíder magisterial y sus abogados reiteraron su negativa tajante.

Semanas después de aquel mensaje, en febrero de este año, el abogado de Elba Esther, Marco Antonio del Toro, interpuso demanda de amparo indirecto contra la resolución de un juez federal y un tribunal unitario en materia penal, que en 2015 negaron en dos ocasiones la prisión domiciliaria. Por esas fechas, el defensor aseguraba que era cuestión de “dos semanas” para que el amparo se consolidara y hubiera una resolución favorable a su cliente.

Pasaron las dos semanas y no ha habido nada para Gordillo Morales. En su círculo cercano se afirma que “de un momento a otro saldrá la resolución de la prisión domiciliaria” y adelantan que la maestra quedaría recluida en su departamento de Polanco. Cuando se les pregunta por qué rechazó el ofrecimiento de acuerdo que le hacía el Gobierno para acelerar el trámite, responden que “más que la prisión domiciliaria, lo que ella quiere es que se le declare inocente, por la falta de pruebas del Gobierno en delitos que la acusaron. Y no parará hasta que lo logre”.

También refieren que “Elba Esther ya no confía en la palabra del Presidente”. La última vez que la maestra hizo un acuerdo con Enrique Peña Nieto fue antes de que la detuvieran sorpresivamente el 26 de febrero de 2013. Según sus más cercanos, Gordillo y Peña habían acordado un cambio “pactado” de dirigencia en el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Ella había aceptado hacerse a un lado y que una nueva dirigencia dialogara con el Gobierno sobre la reforma educativa, luego de que el Presidente le dijera abiertamente: “Necesito hacer algo con usted”.

Pero a pesar de ese acuerdo, se libró la orden de aprehensión por desvío de recursos del sindicato y lavado de dinero que motivó su detención en el aeropuerto de Toluca cuando aterrizaba en el jet del SNTE procedente de San Diego. Por eso, cuando la mujer de la Policía Ministerial subió a la aeronave y le dijo: “Señora Elba Esther Gordillo, está usted detenida. Tengo orden de aprehensión en su contra”, la maestra se resistía y repetía una y otra vez: “No, estás mal. Eso no era así. Ese no era el acuerdo. Hable con su jefe. Teníamos un acuerdo”. Y ahora que le ofrecieron un nuevo “acuerdo” desde el gobierno peñista, la otrora poderosa dirigente sindical les contestó: “Gracias, pero no”.

NOTAS INDISCRETAS… El informe final del GIEI llegó sin sorpresas, pero con una dedicatoria adelantada. Las 8 columnas del New York Times el sábado pasado, en las que el panel de expertos de la CIDH acusa al Gobierno mexicano de “obstruir sus investigaciones” sobre los 43 desaparecidos de Ayotzinapa, fue el colofón de una ruptura total que no tiene vuelta atrás. Y se confirmó el domingo con las conclusiones del grupo que el 30 de abril termina su “colaboración” con el Gobierno. La pregunta es si en esa fecha también termina el enfrentamiento. Da la impresión de que no. El pleito seguirá y crecerá con el aparato internacional cuestionando las investigaciones y la deficiente justicia y derechos humanos en México… Ayer se realizó el primer debate oficial entre los candidatos al Gobierno de Tlaxcala. En el Teatro Xicoténcatl la confrontación entre los abanderados de todos los partidos que nos invitaron a moderar, confirmó la intensidad con que se viven las campañas en esta entidad que el próximo 5 de junio elige gobernador, ayuntamientos y Congreso local… Los dados abren con Escalera. La semana promete.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6