×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
28 Julio 2018 04:00:00
El último ataúd
En mis mocedades escribí un cuento cuyo desahuciado y humilde protagonista recibe el beneficio de un último deseo, esto como retribución a su bondad e impecable vida. La muerte, mujer compasiva, sentose en el sencillísimo lecho, a la izquierda del moribundo, esperando conceder cualquier sencilla petición que pudiera hacer un hombre simple. Al escucharlo, la dama palideció, tanto como es posible que la muerte palidezca: El falleciente quiso que nadie en el mundo padeciera por su partida; en poco tiempo ese mundo quedó vacío.

La narración fue a resultas de esos raros pensamientos habitando a las muchachas raras como la que yo fui, pero eso ya pasó: Ahora soy una adulta muy rara. Lo que no dejó de estar en mí es la pregunta sobre el derrotero de una sociedad cuando van muriendo sus integrantes; hace unos días murió Arturo y volví a cuestionar a los presentes sobre quién llevará el ataúd del último hermano.

Tuve respuestas rápidas: los hijos, me dijeron. Y si no hay hijos, entonces los sobrinos, agregó otro. Continué hasta hartar a la concurrencia, quien repasó los lazos sanguíneos cercanos y lejanísimos; me ofrecieron la opción de los vecinos incluso y, en el extremo caso, los empleados del Sistema Municipal.

No puedo explicar cómo sucedería un acontecimiento tal cual ronda en mi imaginación, pero sigo con esa pregunta sin responder, pues creo que, al cabo, habrá un último ataúd. Tal vez ni siquiera haya quien coloque al postrer difunto en una caja de madera burda.

Como analogía tengo la historia del moribundo y su último deseo: La defunción de una persona es lamento para un vivo, por lo menos uno, pero este último tendrá apego con alguien más a quien le acongoje su tristeza y este, a su vez, un siguiente quien sufra esa pena diferida. La cadena es interminable, por eso me pregunto: ¿Quién está al lado del último tristísimo cuando se nos murió un hermano? ¿Habrá, al final de los tiempos, un ataúd y unos brazos disponibles?


(.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo))
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2