×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
23 Diciembre 2016 03:00:00
El valor de Catón
El 9 de diciembre participé en la presentación del libro Mi Visión de Coahuila: Origen y Pasión, del diputado Javier Guerrero, junto con Higinio González, Alejandro Dávila y Onésimo Flores. Cinco días después, Guerrero renunció al PRI “(porque) hoy en Coahuila el partido se encuentra secuestrado y al servicio de los intereses de un pequeño grupo. Quienes hemos militado en él, vemos con desazón que el cacicazgo de unos pocos han desnaturalizado al partido político en el que muchos coahuilenses confiaron”.

El siguiente es un resumen –corregido– de mi participación en el auditorio de la UANE, lleno hasta la bandera, donde Armando Fuentes Aguirre, Catón, recibió del público puesto en pie una ovación cerrada por las razones que líneas adelante se entenderán:

“A Javier Gurrero lo conocí primero de nombre. Un personaje de la política regional (…) visitó la dirección de Noticias de El Sol de la Laguna para pedirme, casi para exigirme –mi afecto por él le permitía esa libertad–, que ‘presionara’ al candidato a gobernador, Eliseo Mendoza, para que el alcalde de San Pedro fuera otra persona, y no Javier.

“Le expliqué a la visita algo que con el tiempo he confirmado: un periódico, y menos una columna, no quita ni pone candidatos. Tampoco eleva o destituye a un gobierno. De lo contrario, cuántos no hubieran caído ya. Esto puede ocurrir en países con democracias sólidas y una ciudadanía crítica y participativa. En Estados Unidos, Nixon cayó por un asunto en apariencia menor. Pasados los años, aquel fiero opositor de Javier reconoció su trabajo como alcalde.

“Lo que sí deben hacer los medios, los periodistas y los autores de columnas es advertir a la sociedad, e incluso a los agentes políticos y sociales, de los riesgos de decisiones equivocadas; por supuesto, antes de que sean tomadas. Pero como todavía impera el personalísimo, sólo queda repetir, cuando los efectos del error son evidentes e irreparables, la frase trillada: ‘Se los dije’.

“En estos momentos cruciales, cuando los partidos están a semanas o días de definir a sus candidatos para unas elecciones que, sin hipérboles, serán históricas por la probabilidad de que, por primera vez en 87 años, haya alternancia en el Gobierno de Coahuila, destaco el valor con que nuestro amigo Armando Fuentes Aguirre, Catón, ha tratado el tema de la sucesión en los más de 100 periódicos que lo publican.

“Javier pide en su libro ‘tomar partido’. Catón, sin ambages, lo hace por Coahuila, lo cual comporta riesgos, malquerencias, campañas bajunas a través del ciberespacio, amenazas. Desde aquí, querido Armando, te digo: Cuenta conmigo y, debo suponer, con quienes, como tú, tomamos partido por la libertad, la democracia, la justicia, la verdad, el decoro, la moral y los valores. No se puede ser amigo del Gobierno cuando, en medio de la tempestad, se reconoce un acierto, y enemigo cuando se señala una falta. La crítica inmuniza contra la ceguera del poder y la hibris exaltada. (…)

“‘Los funcionarios públicos no pueden disponer de las rentas sin responsabilidad. No pueden gobernar a impulsos de una voluntad caprichosa, sino con sujeción a las leyes. No pueden improvisar fortunas (...) sino vivir en la honrada medianía’. La doctrina juarista debe rescatarse. Hoy es motivo de escarnio: quien no se enriquece es un tonto, por decir lo menos. El pensamiento de Juárez fue adulterado, suplantado por una ley cínica, antipatriótica, criminal incluso, imperante en nuestros días: ‘Un político pobre es un pobre político’. Javier la refiere en su libro para abominar de ella”.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add