×
David Boone de la Garza
David Boone de la Garza
ver +

" Comentar Imprimir
31 Julio 2017 04:00:00
El valor de la Amistad
De entre los valores hay uno que destaca porque al ponerse en práctica activa muchos otros. Se trata de la Amistad. El “afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato”, es en realidad la suma de muchos sentimientos, emociones y actitudes positivas, que hacen de él una de las conductas más impresionantes e impactantes. La Amistad trae consigo amor, respeto, confianza, fidelidad, humildad, solidaridad, compromiso y empatía.

El sentimiento y la capacidad de identificarse con alguien, de ponerse en su lugar, y de compartir sus sentimientos es quizá una de las manifestaciones más valiosas de la Amistad, y es al mismo tiempo una función básica de supervivencia y desarrollo humano. Se ha comprobado científicamente que la actividad cerebral de una persona cuando se halla en peligro es básicamente la misma que se produce cuando un amigo lo está.

Un grupo de la Universidad de Virginia, Estados Unidos, estudió los escáneres cerebrales de 22 personas bajo amenaza de recibir pequeñas descargas eléctricas o de que las recibieran un amigo y un extraño. Los científicos descubrieron que la actividad cerebral de una persona cuando está en peligro es prácticamente idéntica a la que despliega cuando sabe que su amigo lo está. “Nuestro sentido del ‘yo’ incluye a las personas cercanas”, asegura James Coan, psicólogo y director del estudio (Contenido, Cuerpo y Mente, 2017).

El 30 de julio se celebra el Día Internacional de la Amistad. Así lo designó Naciones Unidas en el 2011. Lo hizo, entre otras razones, por reconocer la importancia de la Amistad como un sentimiento noble y valioso en la vida de los seres humanos de todo el mundo, y porque practicándola se promueve el diálogo entre las civilizaciones, la solidaridad, la comprensión mutua y la reconciliación, así como el respeto por la diversidad y una cultura de paz.

Naciones Unidas invita a países, organizaciones, sociedades y personas a celebrar esta fecha, la cual, como el resto de los días internacionales, tiene el propósito de informar, formar, hacer conciencia y llevar a la acción algo positivo para la humanidad. En este caso, la meta es trasladar los beneficios de un valor del ámbito personal al colectivo; lograr que la Amistad de una persona con otra se replique y se convierta en una cadena que potencie hasta todos los rincones del mundo la inspiración, los pensamientos y los actos que derivan de la Amistad.

Y es que los beneficios de la Amistad son múltiples e impactan todas las dimensiones de la vida. Entre sus efectos, muchos de los cuales han sido ratificados por la ciencia, pero, sobre todo, comprobados por las personas, se encuentran que: brinda seguridad; ayuda a reducir el estrés; hace sentir a las personas parte de una comunidad (sentido de pertenencia); contribuye a llevar mejor problemas de salud; a enfrentar con éxito adversidades; hace vivir más años y con mayor calidad de vida; facilita la autoaceptación; detona la felicidad; permite advertir errores propios y corregirlos, y constituye una especie de seguro de vida.

Por eso la Amistad debe valorarse, protegerse y fortalecerse. Una buena manera de logarlo es poniendo en práctica aquella sabia fórmula conocida como “los tres filtros de Sócrates”. Cuando alguien le decía a Sócrates que había oído algo sobre sus discípulos o amigos, él interrumpía para interrogarle: “¿estás seguro de que lo que me dirás es cierto?”; la respuesta por lo general era negativa. Enseguida cuestionaba: “¿lo que vas a decirme es algo bueno sobre mi discípulo o amigo?”; al igual que la anterior, la respuesta casi siempre era no. Finalmente, solía preguntar: “¿me es de utilidad lo que quieres contarme?”; frente a ello obtenía un no o un muy poco. En efecto, Sócrates argumentaba: “Si no es cierto, no es bueno y no es útil, ¿para qué contarlo?”.

Así funciona la Amistad, con base en la verdad y en el interés auténtico, desprovisto de intenciones ventajosas. Ya sea 14 de febrero, 30 de julio o cualquier otro día del año, vale la pena reflexionar sobre este valor. Hay que hacerlo para apreciar y agradecer lo que hemos recibido de esos hermanos de vida que hemos elegido, pero también para ser autocríticos y reconocer lo que hemos hecho y dejado de hacer por ellos. Pues, como lo advirtió el sabio Jalil (Khalil) Gibran, “la amistad es siempre una dulce responsabilidad, nunca una oportunidad”.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2