×
Teresa Guajardo Berlanga
Teresa Guajardo Berlanga
ver +

" Comentar Imprimir
27 Septiembre 2017 04:00:00
El verdadero mexicano
El pasado lunes hubo la necesidad de desalojar la torre de Petróleos Mexicanos (Pemex) a causa de una amenaza de bomba. La empresa declaró que se evacuaron 3 mil empleados. Por otro lado, también se informó que se están haciendo los trabajos y las revisiones que marca el protocolo de seguridad para evitar que haya heridos.

Podemos afirmar que últimamente han sucedido muchas cosas en el territorio mexicano. Estos eventos han sido de tal magnitud que han logrado movilizar a gran parte de la población mexicana. A pesar de que existen personas que han utilizado este ambiente de ardua labor social y cierto desconcierto en las ciudades para realizar acciones no eticas, lo cierto es que el factor común no es éste. Algunos han estado donando, otros se han unido a los diferentes cuerpos de rescate; pero, a fin de cuentas, todos nos hemos solidarizado de alguna u otra forma.

Verdaderamente los mexicanos sabemos ser los protagonistas de cualquier circunstancia; de las buenas y de las no tanto. En las celebraciones, en los partidos de algún deporte, en el desarrollo de ideas y arte; ahora, le hemos demostrado al mundo que también somos solidarios en los momentos en los que nuestros compatriotas nos necesitan más. Los ejemplos más recientes son los sismos que han estado pasando en las regiones centro y sur de México.

Con estos eventos, en los cuales a nadie le gustaría estar ahí cuando suceden, las fronteras y divisiones que existen dentro de nuestro país desaparecieron; el norteño ayudando al sureño, momentos donde no fue permisible una distinción de clase social, gente que sin importar su condición económica ayudó en todo momento a nuestros hermanos connacionales; todos fuimos uno, lo mucho o poco que podemos aportar, dejó claro que el que sufre de alguna u otra manera en nuestro suelo será siempre auxiliado. Somos gran parte de lo que es México, nos detuvimos a reconsiderar nuestras prioridades, y nos dimos cuenta de que, a pesar de las diferencias regionales, de credo, preferencias de cualquier ámbito e incluso, de género social, todos somos
mexicanos.

Es fundamental que no nos arrebaten los valores tan importantes que se han practicado con especial ímpetu desde hace algunas semanas. No porque existan personas que se aprovechan de la bondad y de las situaciones vamos a dejar de trabajar con humildad, ética y honradez. No podemos permitir que ninguna amenaza, independientemente de su naturaleza, resquebraje nuestro espíritu trabajador, participativo y cooperador.

Estos días pasados hemos demostrado que somos mucho más que cualquier prejuicio o paradigma. Este nuevo mexicano, este nuevo joven comprometido que se preocupa, y más importante aún, se ocupa, es lo que realmente necesitamos para el desarrollo de nuestra sociedad. Los jóvenes del sismo del 85 lo demostraron en su momento, así como los jóvenes de este sismo lo han demostrado: juntos llegamos más lejos. Cada quien debe trabajar desde sus posibilidades, eso es cierto, pero los esfuerzos deben estar direccionados hacia el mismo lugar. No dejemos que la ciudadanía que ha despertado, vuelva a dormir. Lo hemos demostrado al mundo, pero hoy se lo demostramos a las autoridades y a nosotros mismos; los ciudadanos lo podemos todo.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2