×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
29 Junio 2018 04:00:00
Elecciones de Dios
A partir del primer minuto de ayer jueves 28 de junio y con el propósito de que la ciudadanía haga un verdadero ejercicio de reflexión democrática, previo a los comicios del próximo domingo, los partidos políticos deberán abstenerse de realizar cualquier acto de proselitismo o propaganda electoral. Para lograrlo, debemos analizar todo lo que hemos escuchado o sabido sobre el proceso electoral, los mensajes de los candidatos, la opinión de las personas profesionales del periodismo y de las que no lo son.

Y dado que poco hemos oído respecto a la postura de las iglesias sobre este importante acontecimiento, quizá por motivo de la veda que la ley les impone, o también porque varias de ellas consideran que esta cuestión electoral es un asunto meramente mundano y que por ser así, poco les incumbe, intentaré hacer un breve resumen de lo que encontré bajo la instrucción de mi pastor respecto a lo que la Biblia dice en relación con las elecciones, dado que no debe haber un ejercicio reflexivo sin la perspectiva de todos los sectores, tanto de la Tierra como del Cielo, ya que, a mi juicio, sería una meditación incompleta.

De entrada, he de decir que el libro sagrado, en su Salmo 24, versículo 1, dice con claridad: “Del Señor es la Tierra y todo lo que hay en ella; el mundo y los que en él habitan”. De igual forma, en 2 de Crónicas, versículos del 7 al 14, Dios dice: “y se humilla mi pueblo sobre el cual es invocado mi nombre, y oran, buscan mi rostro y se vuelven de sus malos caminos, entonces yo oiré desde los cielos, perdonaré su pecado y sanaré su tierra”.

De lo anterior debemos entender que es Dios quien permite que el pueblo elija a sus autoridades y que si se equivoca en su elección, sólo con la ayuda de un buen clamor nos quitará semejante castigo.

La Biblia también toca a los corruptos en Isaías 10, versículos del 1 al 3, al decir: “¡Ay de los que dictan leyes injustas, y prescriben tiranía, para apartar del juicio a los pobres, y para quitar el derecho a los afligidos de mi pueblo; para despojar a las viudas, y robar a los huérfanos!”.

En Lucas, capítulo 12, versículo 48, se establece: “A todo el que se le haya dado mucho, mucho se demandará de él; y al que mucho le han confiado, más le exigirán”. Es decir que el corrupto tarde o temprano pagará, así que no se frustre cuando los vea tan campantes.

Y si usted piensa que nada dice la Biblia respecto al abstencionismo, déjeme aclararle que en Ester capítulo 4, versículos 13 y 14, la Biblia claramente dice: “No pienses que escaparás en la casa del rey más que cualquier otro judío. Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos; mas tú y la casa de tu padre pereceréis”.

En resumen, la Biblia dice que somos responsables de bendecir a nuestro pueblo a través de nuestra oración, lo que podemos traducir en buen comportamiento y participación; dicha instrucción debe llevarnos a entender que sea quien sea el próximo Presidente de nuestra nación, los mexicanos debemos apoyarle con nuestro compromiso, participación directa y buenas acciones, de lo contrario será imposible que por sí solo desempeñe un buen papel como gobernante.

Lo que es lo mismo: ¡no pida sin involucrarse y participar!
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2