×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
02 Febrero 2017 04:00:00
Emparedando el Sueño Americano (2)
“Pero ahora llega ya el enterrador, Trump, que finalmente va a dar la puntilla a la ilusión del ‘sueño americano’. En primer lugar, va a frenar la inmigración y por tanto la mano de obra barata. Miles de restaurantes y agricultores van a quebrar porque ya no van a poder ofrecer comida barata si tienen que pagar 20 dólares la hora por lavaplatos o por gente que recoja las fresas en California y las naranjas en Florida. En 2016, la ciudad de San Francisco rompió récord de restaurantes que cerraron porque las cuentas ya no salen y la gente no puede pagar 25 dólares por persona por salir a comer un sándwich. (Termino la cita del Rami Schwartz.)

“Va a hacer más caras las importaciones de China y el resto del mundo imponiendo tarifas y barreras arancelarias, por lo que ya no les va a alcanzar para comprar todas las porquerías que compran. Se acabaron los televisores de 52 pulgadas por 350 dólares o las computadoras personales y tabletas casi regaladas. Consumir va a costar muy caro y la mayoría de la gente no lo va a poder hacer. Va a bajar los impuestos empresariales e imponer disciplina fiscal y monetaria, lo que significa que se acabó el endeudamiento a ritmo de 1.25 trillones de dólares cada 365 días y por eso ya están hablando de salirse de la ONU, de la OTAN y dejar de ser los policías del mundo. Ya se dieron cuenta que el Gobierno de los Estados Unidos no es rico sino pobre y que ya no puede darse el lujo de ser la ‘superpotencia’.

“Finalmente, la apuesta de Trump es que va a subir los salarios y los ingresos, pero eso no va a suceder porque los Estados Unidos ya no son competitivos y aún si lo fuesen, eso es un proyecto de muy largo plazo. Hay millones y millones que no tienen ninguna preparación, millones y millones que ya se acostumbraron a vivir de asistencia y las pocas empresas de punta que quedan, las de alta tecnología, son fuertemente dependientes de hacer outsourcing en la India, en Europa y otros países que sí invirtieron en su sistema educativo. Las escuelas públicas en los Estados Unidos tienen un nivel lamentable.

“Va a comenzar una inflación enorme que va a hacer que los Estados Unidos se conviertan en un país muy caro, lo cual tiene una ventaja que es que su deuda va a dejar de tener valor. Van a pagarla con dólares que van a valer centavos, como han hecho a lo largo de la historia todos los países que se sobreendeudan. Entonces el muro no es más que uno más de los clavos en el sarcófago del ‘sueño americano’. Sin darse cuenta, se va a hacer el harakiri (seppuku) con el muro y el resto de sus iniciativas.

“Desde siempre hemos sabido que en política y economía no sólo es importante el qué sino el cuándo. Todo esto que va a hacer Trump es correcto, pero demasiado tarde o como dicen los gringos “too little too late”. Obama tuvo la oportunidad de sanear el sistema en 2008 y no lo hizo; prefirió, como buen heroinómano, seguir drogando a su país y no tomar las medidas que hoy va a tomar Trump. Al no hacerlo, profundizó aún más la crisis hasta el punto de la ruptura social. El mundo entero va a pagar las consecuencias”.

Y el Rami remata con esta recomendación que llevamos 20 años impulsando en el grupo Asociación Cívica Mexicana Pro-Plata, dirigida por Hugo Salinas Price: “Creo que México debe declararle la guerra económica a los Estados Unidos respaldando al peso con oro y plata. Los europeos y chinos debieran hacer lo mismo. Al bluff de Trump sólo se le puede combatir con políticas sólidas y con monedas fuertes, que dejen en evidencia que los Estados Unidos son un castillo de naipes o peor aún, de billetes de 100 dólares que en cualquier momento se puede derrumbar. Eso es lo que se ve y se respira en estas calles llenas de locales vacíos e indigentes pidiendo limosna y durmiendo en las alcantarillas”.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add