×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
16 Febrero 2017 03:00:00
En busca del trabajo ideal
Se ha vuelto sumamente difícil conseguir buenos trabajadores. Tanto en la casa como en los negocios, los problemas con el personal son los mismos y hacen pensarlo dos veces antes de contratar a una persona porque no sabemos cómo nos va a resultar con el transcurso de los días.

No todos los trabajadores son malos, hay que aclarar esto desde el principio. Están los que buscan superarse, los que tienen una meta y se esfuerzan día a día para poder pagar sus estudios profesionales y con sueños de una maestría. También están aquellos de buenos valores que si al negocio le va bien, a ellos también, y quienes se levantan cada día pensando en cuidar su trabajo, agradecidos porque es lo que les da de comer y el sustento de la familia.

Sin embargo, muchos trabajadores no son como los que acabamos de describir, en algunos casos son flojos y no les importa el trabajo. Generalmente los encontramos en micronegocios, tiendas de conveniencia y farmacias; tienen la mala costumbre de llegar tarde, no limpiar sus áreas de trabajo y dar un mal servicio al cliente; hacen como que trabajan un poco y pasan mucho tiempo platicando entre pasillos.

Asimismo está el trabajador “chapulín”, el cual comienza a trabajar en algún lugar y por lo general a los pocos días renuncia porque no le gustó y vuelve a comenzar en otro lugar. ¿Qué tipo de trabajo busca? Sólo podemos tener la certeza de que no le gustó ningún lugar en el que ya estuvo y que volverá a renunciar para buscar otro empleo.

Cuando vemos estos casos, nos preguntamos: ¿Están buscando el empleo ideal? ¿Qué tipo de trabajo es el que quieren? Tal vez estén buscando un empleo en el que trabajen muy pocas horas y les paguen mucho; uno en el que ellos puedan disponer de su jornada y días laborales de acuerdo con sus conveniencias y en el que puedan faltar cuando quieran, que les den prestaciones laborales increíbles y nadie les diga nada porque no hacen bien su labor.

Ahora veamos otro tipo de trabajador, uno que nos hace pensar que tiene incluso odio hacia el patrón, el tipo de colaborador que nos hace creer que busca crear un perjuicio… es el trabajador que abusa.

Este tipo de trabajadores son los que abusan de la buena voluntad del patrón, duran unos días trabajando y de repente dejar de ir; al poco tiempo al patrón le llega un citatorio acompañado de una denuncia laboral en la que el excolaborador alega todos los peores tratos y remata con que fue despedido injustificadamente para sacar cuanto dinero pueda de mala manera.

Estas personas a menudo suelen generar un escándalo para que las despidan, amenazan con una demanda si no les dan un cifra alta de dinero y todavía tienen el cinismo de pedir carta de recomendación. Por eso muchos patrones ya no toman en cuenta dichas recomendaciones y prefieren hablar a quien las emitió para ver si son auténticas o si las sacaron a la mala.

También están los trabajadores que abusan por completo de la confianza de sus empleadores: toman productos o materia prima y se los llevan como si fuera de ellos sin que nadie los haya autorizado. O si tienen acceso a la caja, toman dinero como si fuera de ellos o no lo reportan, y si son descubiertos, sólo dicen: “Rebájemelo de mi sueldo”.

En las casas pasa algo similar: en muchas ocasiones los trabajadores roban cosas y es como si tuvieran un resentimiento hacia el patrón porque él tiene y ellos no. ¿Será por eso que no valoran el trabajo? ¿Tienen algún sentimiento negativo hacia los patrones?
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2