×
Redacción
Redacción
ver +

" Comentar Imprimir
13 Junio 2015 03:00:22
En el DF: el blanquiazul celebra al doble
Por: Francisco Navarrete

Qué tanto celebra don Gustavito Madero, quién sabe. Porque el partido que él dirige –o algo así– no está como para echar las campanas al vuelo.

Es cierto que el PAN conservó Baja California Sur y le arrebató una gubernatura al PRI, la de Querétaro, pero a cambio le regaló la de Sonora. Y eso de “regaló” no es ninguna licencia poética: de veras que con la vergonzosa administración de Guillermo Padrés, lo impensable hubiera sido que los blanquiazules repitieran en la silla de gobierno. Así que el asunto acabó en empate con los tricolores. Además, el PAN amplió su dominio territorial en la gran Tenochtitlan, antiguo feudo del partido del sol azteca, que ahora está en franca decadencia. El PAN recuperó un bastión tradicional, la delegación Miguel Hidalgo –que le había sido arrebatada por los perredistas–, gracias al arrastre de Xóchitl Gálvez. Pero sobre todo gracias a la desbandada de la gran marea amarilla, que ahora se ve mareada.

De pilón, ahora el PAN lleva mano en la delegación Benito Juárez. Peeero las cuentas alegres terminan ahí. Aunque alcanzó a librarla en Nuevo León, pues el golpe anímico de la victoria del “Bronco” es para el aún gobernante PRI y su cachorrito desaseado, Rodrigo Medina; Madero tendrá que voltear la vista en algún momento hacia Jalisco. Y lo que ahí verá no lo va a dejar muy contento, si es que tiene algo de autocrítica.

Esto último es dudoso, pues el hombre ha sorteado cualquier cantidad de escándalos, como los moches y los desmoches con teiboleras –y quizá con dinero público– de la manera más enojosa: sin darse por aludido.

En fin, que en Jalisco, supuesto bastión del blanquiazul, no solo por ser un centro fundacional del mismo y lugar de nacimiento de algunos de sus líderes históricos. La cosa está para llorar a gritos y desgarrarse las vestiduras:

Los panistas no consiguieron ni una sola diputación por la vía directa, y tendrán que conformarse con las que regala el sistema de “representación proporcional”.

Es decir, los tristemente célebres diputados “pluris”, que llegaron como premio de consolación en los tiempos de la aplanadora priista y se ha quedado como reparto de dádivas entre los partidos.

Así, al menos, el PAN no desaparece de la vida pública. Esa es la buena noticia para Maderito de San Juan. La mala, que nomás le tocó hueso ¡a tres diputados! Pide el PAN y no le dan. Piden hueso y a ver si no se les atora en el pescuezo. Ahí viene ya, y con harta enjundia, la exprimera dama Margarita Zavala. En cuanto acaben los recuentos electorales, cuenten ustedes con que empezarán los “descuentos” en la dirigencia panista.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5