×
Yuriria Sierra
Yuriria Sierra
ver +

" Comentar Imprimir
29 Noviembre 2015 05:00:18
En la historia con Chabelo
Cuando uno googlea los eventos que marcaron al mundo en 1968 aparece, fechado el 19 de mayo, el nacimiento en México del programa En Familia con Chabelo; 15 días después asesinaban a Robert F. Kennedy. Y un año más tarde, el hombre llegaba a la Luna...

El programa de Chabelo estuvo, domingo tras domingo, mientras todo, en México y en el mundo, cambiaba a todo tipo de tiempo y velocidad. Pero En Familia fue, durante casi 50 años, el oasis mudo y sonriente de la más exitosa catafixia con la historia. Todo esto ocurrió mientras Xavier López “Chabelo” entretuvo a millones de niños mexicanos:

El 68, Tlatelolco, Díaz Ordaz y Luis Echeverría. El posterior “halconazo”. Los Juegos Olímpicos. La elección sin competencia de José López Portillo, sus lágrimas en el Congreso, su “defensa del peso como un perro”. La devaluación del 82. La explosión de San Juanico. El temblor del 85. El destape de Salinas. La elección del 88. La firma del TLC. El surgimiento del EZLN y el subcomandante Marcos. El asesinato de
Colosio...

También el magnicidio de Martin Luther King, de John Lennon y de Indira Gandhi. La construcción de las Torres Gemelas. La caída del Muro de Berlín. El fin de la URSS. El atentado y destrucción de las Torres Gemelas. La yihad de Bin Laden, así como su muerte.

El asesinato de Saddam Hussein. La Primavera Árabe, el derrocamiento de Hosni Mubarak, el asesinato de Muamar al Gadafi. La engañosa derrota de Al Qaeda y el nacimiento de EI y todos sus recientes horrores.

A Chabelo le tocaron fenómenos como The Beatles, Madonna o Michael Jackson. La muerte de estrellas como María Félix o Cantinflas (con quien Chabelo debutó en el cine), Kurt Cobain o Amy Winehouse; el casamiento, maternidad y trágica muerte de Diana de Gales. Xavier López ya hacía En Familia cuando Jacobo Zabludovsky entró a transmitir 24 Horas y seguía cuando se acabó. Y cuando Jacobo falleció, el
domingo, a las siete en punto, estaba Chabelo al aire.

Las televisiones mexicanas seguían encendiéndose mientras los noticieros narraban el asesinato de Salvador Allende. El principio y fin de la dictadura de Pinochet. El inicio y fin de la dictadura en Argentina. El regreso y muerte de Perón. El poderío de Fidel Castro, su decadencia. La Revolución sandinista. La transición a la democracia en casi toda América Latina. El ascenso de Hugo Chávez, así como su decadencia y
muerte. La entrada y el regreso de la dinastía Bush a la Casa Blanca. La entrada de la pareja Clinton a la Casa Blanca...

Chabelo vio a sus “cuatitos y cuatitas” maravillarse con fenómenos como E.T., Star Wars, Toy Story y Harry Potter. Los vio conocer el Atari, el Nintendo, el Xbox, el Wii y, ahora, las tablets y teléfonos inteligentes.

Chabelo sobrevivió a todos los cambios de la tecnología: al control remoto, antenas parabólicas, videocaseteras, CD, DVD e internet. Ahora a Netflix y Hulu. La transición de la televisión analógica a la digital... Chabelo sobrevivió a la historia del mundo y sus protagonistas, a los cambios tecnológicos y generacionales. Chabelo siempre estaba ahí. Acaso la prueba más incontestable de la inmortalidad de Chabelo es que
le tocó el PRI en Los Pinos, su salida y otra vez, el PRI en Los Pinos.

A lo que En Familia ya no pudo sobrevivir fue a Mikel Arriola en la Cofepris: desde que se prohibieron los anuncios de golosinas en la televisión, el programa se convirtió en un producto incosteable para Televisa.

Es una lástima: porque las 7 am del domingo seguía siendo un exitoso pegamento para las familias mexicanas. Y, acaso, un último oasis ante todos los horrores que la realidad nos narra todo el día. Esa, la historia, seguirá. Pero Chabelo es inmortal –y todos lo sabemos–.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2