×
Confesionario
Confesionario
ver +

" Comentar Imprimir
25 Agosto 2018 04:10:00
En rebeldía
Rubén Moreira está, o simula estar, en rebeldía con la dirigencia nacional del Revolucionario Institucional.

Primero fue su intempestiva salida de la secretaría general del PRI, que dio mucho de qué hablar.

El ex gobernador se habría indignado por la imposición de Claudia Ruiz Massieu como presidenta del Comité Ejecutivo Nacional del tricolor.

Su molestia fue subiendo de tono hasta que llegó un post a las redes sociales: Nos hicimos igual que ellos ¿por qué iban a votar por nosotros?

La respuesta vino de un familiar, de su sobrino e hijo del ex gobernador Humberto Moreira, que no es la primera vez que lo critica.

El muchacho que ahora es líder de un partido "morralla" le contestó con la letra de una canción de Ricardo Arjona, acompañado de la frase: Leer a Marx no lo hace de izquierda.

A los que les incomoda la presencia de Samuel Rodríguez en Monclova, investigaron dónde y con quiénes se reunió el presidente de la Junta de Gobierno del Congreso del Estado.

Uno de ellos fue Armando Castro, ex alcalde, que siempre se quejó de que el diputado local le quiso imponer condiciones durante su administración.

Vaya usted a saber si aquellas acusaciones de Castro hayan sido ciertas, lo que es real es que mientras uno va en ascenso el otro va en franca picada en la política.

No hablar de política en cada reunión de Samuel sería como que no hubiera comida.

En efecto, se habló del futuro, de posibles aspirantes a la alcaldía, diputado local y hasta gobernador.

El partido se tiene qué deslindar de los malos funcionarios y los malos funcionarios no merecen ser llamados priístas.

La frase es ni más ni menos que del dirigente estatal del PRI, Rodrigo Fuentes.

Del dicho al hecho, bastante trecho.

Rodrigo avienta la frase obviamente sin nombres.

El líder estatal del tricolor estuvo en Sacramento en esos recorridos que hace por el Estado, reconociendo a los seccionales que ganaron.

Y fue a un municipio donde le arrebataron la Presidencia Municipal, precisamente por los malos funcionarios a los que lejos de castigar, los premian.

El PRI de Sacramento viene arrastrando irregularidades desde que Juan Antonio Velasco fue alcalde y después impuso a su nuera como candidata y a la postre como alcaldesa.

Velasco fue premiado con un puesto estatal y Silvia Ovalle su debut y despedida de la política.

Andrés Manuel López Obrador volvió a recular.

Se está haciendo costumbre del presidente electo de México de desdecirse de sus promesas.

Él mismo las ha ido tumbando. Los militares seguirán patrullando pese a que en campaña dijo que los regresaría a los cuarteles.

Fue también una hablada lo de mandar a las secretarías a los Estados.

La duda de mucho es saber si cumplirá con las becas prometidas para los jóvenes y personas de la tercera edad.

Una más de la encargada del despacho del alcalde, Atenas Ibarra.

A la empleada municipal le gustan los jueves para rendirle tributo al dios Baco
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2