×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
02 Noviembre 2018 04:04:00
Encrucijada panista
El fracaso electoral del PAN lo tiene ahora en la encrucijada de recuperar su raíz opositora o desaparecer. El panismo decidirá su futuro el 11 de noviembre cuando elija al sucesor de Ricardo Anaya, quien, por imponer su candidatura presidencial, lo escindió y contribuyó a su peor derrota. Acción Nacional ocupó el segundo lugar en los comicios de julio (el PRI el tercero), 15 millones de votos por debajo de Morena. El partido fundado por Manuel Gómez Morín surgió en 1939 en oposición a las políticas de Lázaro Cárdenas y al monopolio del Partido de la Revolución Mexicana (segundo antecedente del PRI). Casi ocho décadas después, la coyuntura le brinda la oportunidad de enfrentar a otro presidente pragmático de izquierda: Andrés Manuel López Obrador, quien, con la bandera de la cuarta transformación, se asume como el continuador del cardenismo que decretó la reforma agraria, expropió el petróleo y abrió las puertas a los exiliados de la guerra civil española.

Sin embargo, el PAN deberá superar primero sus divisiones, tan profundas como su crisis de identidad, las cuales le hicieron perder 5 millones de votos con respecto a la elección presidencial de 2006. Uno de los aspirantes a la presidencia de ese partido es Manuel Gómez Morín Martínez del Río, nieto de su fundador. Para atraer al panismo tradicional y a una ciudadanía crítica de los partidos y recelosa del gobierno de AMLO, Gómez Morín explica la debacle del PAN:

“¡Cómo no íbamos a perder las elecciones del 1 de julio si caímos tan bajo! Una alianza contra natura (con el PRD y Movimiento Ciudadano), una alianza contra nuestra esencia, contra nuestros principios, por el simple hecho de querer ganar una elección con un muchacho estúpido (Ricardo Anaya) Tengo 60 años: lo puedo llamar muchacho estúpido”, exclamó en una reunión con simpatizantes de Tijuana, Baja California, el 19 de octubre. Gómez Morín reprocha a Anaya haberse hecho con la dirigencia el PAN para erigirse en candidato presidencial.

En Baja California, primer estado gobernado por el PAN, AMLO recibió 918 mil votos, más del triple de los obtenidos por Anaya (275 mil). El resultado no augura nada bueno para Acción Nacional en las elecciones para gobernador, Congreso local y ayuntamientos del 2 de julio próximo. Una encuesta de MassiveCaller del 5 de octubre perfila a Morena como ganador (48.3%) y al PAN en segundo lugar (23.7%). El PRI (9.7%) está fuera de la competencia.

El otro aspirante a la presidencia nacional panista es Marko Cortés, del grupo de Ricardo Anaya. La alternativa del PAN para volver a sus orígenes éticos y democráticos es Gómez Morín, quien podría reincorporar a Margarita Zavala, cuya renuncia la provocó Anaya, y sumar a Felipe Calderón. El expresidente promueve la formación de un nuevo partido de derecha; su padre, Luis Calderón Vega, participó en la fundación del PAN junto con el abuelo de Gómez Morín, Efraín González Luna y Aquiles Elorduy, entre otros. La presidencia del PAN la ocupa provisionalmente el lagunero Marcelo Torres Cofiño, uno de los operadores de Ricardo Anaya.

En ese contexto, el diputado Luis Fernando Salazar renunció a 20 años de militancia para afiliarse a Morena. El 18 de octubre acompañó a López Obrador en su visita a Saltillo. Salazar aspiró al Gobierno de Coahuila el año pasado, pero el CEN se decantó por Guillermo Anaya, quien estuvo a menos de tres puntos de ganar. El resultado fue impugnado; sin embargo, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolvió en favor del PRI en un fallo controvertido.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2