×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
18 Mayo 2018 04:00:00
Epopeya con alfombra
Fiona esperó al príncipe encantador por quince años. Cuando su salvador arribó hasta la torre en donde estaba prisionera, ella pidió, además del pañuelo, un poema épico; él se lo negó por razones varias: no era el novio oficial, lo quemaba los talones una dragona y lo más difícil de entender, era un ogro.

El cambio obrado en Shrek no fue producto del amor ni de la poesía épica, sino de la época. Él era un inspirado ser con dotes para el diseño de interiores y la comida gourmet; que la sociedad pueblerina circundante no lo entendiera, ese no era su problema, porque en esencia él era un caballero y su hazaña una epopeya única en su clase.

Las epopeyas parecían cosa del pasado ante una realidad innegable: Extintos los caballeros andantes, reconocidos como genios los Quijotes, agotadas las batallas cuerpo a cuerpo y desaparecidos los personajes heroicos no había, al parecer obras literarias para contar en verso las hazañas de personaje alguno como origen de una estirpe.

Así como Shrek acabó con esa creencia, fundando toda una pléyade de héroes feos, fuertes y formales, la literatura visual que inunda hoy en día la fantasía del mundo con artes espectaculares. Si Gilgamesh fue en el pasado, ahora Avatar narra el origen alterno para una forma de vida; si Odiseo volvió de entre los monstruos y las mujeres, Thor se ciega y se recompone en distintos universos.

En mi más tierna juventud, lo más cercano a una epopeya era la vida de Remi, un chico “prestado” a cierto músico anciano para convertirse en su lazarillo. Sus andanzas provocaban más que la admiración por un héroe en ciernes, las lágrimas del público ante la imposibilidad de echar una manita a ese chico triste y solo.

Las epopeyas modernas -con la lógica filosofía del villano y simple principio del héroe- vienen con “dolbi stereo” y “surround sound” y se pueden ver desde la comodidad simple de la sala general hasta la superficialidad de la zona VIP. Eso sí: la quinta dimensión sigue siendo exclusiva para las epopeyas escritas con todas sus letras


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2