×
Carlos Moreira
Carlos Moreira
ver +

" Comentar Imprimir
19 Noviembre 2016 04:06:00
Equidad de género (4)
Opiniones varias.

“Hay mujeres que somos mejores que 10 hombres juntos, más valientes, más capaces, más leales. Siempre se nos han negado oportunidades. Los hombres se confabulan para que no avancemos en la política y en la vida sindical. Se están tomando decisiones importantes, por ley nos van a permitir espacios, hoy a ellos les van a obstaculizar, lo que en los hechos y en muchas ocasiones ellos nos han negado”

Maestra, sindicalista, 44 años.

“El sistema de cuotas de género sólo beneficia a las mujeres que ya estaban en la política y que por lo general son solteras, sin hijos o con hijos ya grandes.

En las delegaciones de preescolar donde mayoritariamente son compañeras, ellas en muchas ocasiones votan por hombres para que les representen. El problema cultural empieza en la mente de ellas”

Trabajador de la educación, 59 años.

“Los hombres deben estar al frente, tienen más carácter y cuentan con más tiempo. Con un hombre al frente me siento más segura. Difícilmente yo votaría por una mujer”

Mujer trabajadora, 52 años

“Creo que los negros han sido oprimidos por los blancos, las mujeres por los hombres, los campesinos por los terratenientes y los obreros por los dueños de capital. De aquí se deduce que las mujeres negras campesinas y obreras son las más oprimidas”

Ngügí wa Thiong’o, autor de El brujo del cuervo, Alfaguara, 2006

“La verdad eso de que se otorguen posiciones a las mujeres poco me interesa. Lo que me preocupa es sacar adelante a mi hijo. No sé si sea importante que las mujeres tengamos responsabilidades en el gobierno, lo que sí tengo claro es que en la casa no hay un hombre responsable.”

Madre soltera, 30 años

“Mi marido nunca me dejó participar en el sindicato. Quizá una vez estuvo a punto de darme oportunidad, pero su mamá le dijo que iban a hablar mal de él y que seguramente yo lo iba a engañar. Hoy mi hija es Secretaria Delegacional y ella y su marido se apoyan y se quieren mucho. Mi marido si la apoya. Me da gusto por ella”

Jubilada, casada, 55 años.

“Entrar en la vida sindical fue un tormento. En el día iba a gestionar beneficios para mis compañeros, en la noche me enfrentaba a los cuestionamientos y a la violencia de mi esposo. Me tocó sufrir insinuaciones de pseudo líderes, pero siempre me di a respetar. Eso no lo entendió mi marido. Nunca sentí su apoyo, sí en cambio sus golpes. Se murió hace

algunos años, le lloré un par de días, luego en la soledad conocí la felicidad. Me siento muy bien, gracias a Dios, sin él”

Maestra recién jubilada, viuda, sindicalista, 57 años

“Mi esposa no puede andar en la política. Es más, no me agrada la idea que trabaje. Ella de la escuela a la casa, ahí hay mucho por hacer. Mis hijas tampoco deben andar en la política, ellas deben atender a sus maridos, así nos lo han enseñado en la iglesia, los hombres somos la cabeza de la familia. La mujer es tentación, ahí está el origen del mal”

Profesor jubilado, 57 años.

“Claro que sólo un hombre puede ser sacerdote u obispo. Así lo dicen las escrituras. Las mujeres no podemos ser cabeza en la iglesia. Tampoco en la casa. Somos débiles”

Mujer, católica, 55 años

“Nosotras no necesitamos de cuotas de género. Yo puedo competir contra cualquiera, hombre o mujer. Todas y todos tenemos capacidades, fortalezas y debilidades. Nunca votaría por alguien pensando en su género. Eso me parece vergonzoso y estúpido. Me dan pena quienes piensan en eso de las cuotas de género”

Egresada de odontología, 24 años

“En mi casa mis padres hacen actividades distintas. Las que a ellos les agradan más (o les incomodan menos). Mi papá lava los trastes mientras que mi mamá barre o trapea. A los perros les limpia el patio mi padre. Mi madre tiende la cama y limpia la habitación de ellos. Creo que todos debemos ayudar, no es cuestión de género, tiene que ver con la higiene y la responsabilidad”

Varón, estudiante, 22 años.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2