×
Umbral Empresarial
Umbral Empresarial
ver +

" Comentar Imprimir
06 Octubre 2014 03:00:32
Es perder más que un simple vuelo…
Por: Gabriel Martínez García
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


Definitivamente tienen toda la razón los empresarios presidentes de cámaras y organismos que han manifestado su preocupación por la decisión de United de cerrar la Estación Saltillo a partir del próximo 31 de octubre.

Se trata de una decisión estratégica que deja a Saltillo y a la Región Sureste de Coahuila no sólo sin vuelos hacia Houston, también sin conectividad aérea con toda la Unión Americana y la gran mayoría de las grandes capitales del mundo.

Pero no es todo, el quedarnos sin vuelo a Houston le pega directamente a las empresas del sector automotriz, porque United enlazaba a dos grandes centros manufactureros, Detroit y Saltillo, porque un importante número de empresas instaladas aquí tienen sus oficinas corporativas allá.

Habrá quien diga: “Bueno, no se pierde mucho porque se puede volar a esos destinos a través del aeropuerto de Monterrey, que se encuentra a una hora y 15 minutos por carretera”. Quizá tenga razón, pero ¿cuántas horas-hombre se le habrán de sumar a las ya de por sí apretadas agendas del sector empresarial?

Para las grandes armadoras de vehículos establecidas en la región, como GM, Chrysler y Daimler, y para toda empresa que se jacte de ser altamente competitiva, el tiempo es oro y perder tiempo en carreteras y traslados es definitivamente un lastre, independientemente del factor seguridad.

Y bueno, mientras que todos estaban preocupados por las continuas cancelaciones de Aeroméxico desde entrado el segundo trimestre, nadie le puso atención a los cierres de estaciones y cancelaciones de rutas pequeñas o regionales que United había venido realizando en toda la Unión Americana.

Y por supuesto que ni la Secretaría de Desarrollo Económico ni Turismo estatal lo percibieron, ni tampoco uno solo de los dirigentes empresariales, porque de haberlo hecho y de haberlo puesto en la mesa, obligado hubiera sido ir al corporativo de United y preguntar “¿cómo andamos? ¿qué necesitan?”.

Hoy la decisión está tomada y nada hará cambiar a la aerolínea su decisión, porque ha trascendido que la decena de empleados de United ya han sido avisados de su futuro, unos sufrieron cambio de estación y algunos otros, lamentablemente, se han sumado a las filas del desempleo.

¿Alguien le habrá preguntado a Aeroméxico si no ha pensado en irse? ¿Qué esperan, señores?
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2