×
Gerardo Hernández
Gerardo Hernández
ver +

" Comentar Imprimir
06 Diciembre 2016 03:00:00
Escarceos políticos
Isidro López y Miguel Riquelme, alcaldes de las cabeceras más pobladas de Coahuila, decidieron rendir su tercer informe con un día de diferencia. El saltillense lo presentó ayer en el Parque Las Maravillas, y hoy a medio día lo hará el lagunero en el Teatro Nazas, remodelado en el sexenio de Enrique Martínez y el Gobierno municipal del panista Guillermo Anaya. Será la última aparición de uno de ellos en tal carácter, si sus partidos (PAN y PRI) los postulan para el Gobierno del estado y alguno triunfa en las elecciones del 4 de junio próximo.

Los presidentes en funciones de Saltillo y Torreón compiten por primera vez por la candidatura al mismo tiempo. En 2005, Humberto Moreira, alcalde con licencia, y Jorge Zermeño, cabeza del primer Ayuntamiento no priista de la capital lagunera, se enfrentaron en las urnas. En 2011, el PRI postuló a Rubén Moreira y el PAN al exalcalde Guillermo Anaya. Hoy la moneda con respecto a las nominaciones está en el aire. Riquelme y López no son los únicos aspirantes.

En las elecciones de 2013, López fue el candidato a alcalde más votado (la lista nominal de Saltillo es la mayor de Coahuila). Superó por casi 20 mil votos a Fernando de las Fuentes, quien empezó arriba en las encuestas. En Torreón, el candidato panista Jesús de León obtuvo una ventaja marginal sobre Miguel Riquelme (106 mil 737 votos contra 105 mil 269), pero la coalición del PRI con partidos menores le permitió conservar la Presidencia por un margen estrecho. De haber ganado el PAN las dos ciudades, hoy podría cantar victoria por anticipado, pues también gobierna Monclova, Frontera y Acuña, con el udecista Evaristo Lenin Pérez.

Riquelme y López tuvieron su primer “round” de sombra en el marco del Quinto Informe de Rubén Moreira. El lagunero replicó a una declaración de su homólogo panista, quien aseguró poder vencerlo: “Isidro da ternura. Primero, es muy difícil que sea candidato de Acción Nacional. Yo creo que él no tiene ni la más mínima posibilidad. Él tendría que luchar al interior del PAN. (…) sus declaraciones dan ternura allá en La Laguna”. El saltillense replicó por las redes sociales con un gancho al hígado: “Dice Miguel Riquelme que doy ternura, pero en #Torreón él da vergüenza: en Saltillo ahorramos 9 veces más por las luminarias que él compró. ¿Dónde quedó ese dinero de los torreonenses Riquelme?”. La apostilla resultó no menos fuerte: “Tiene razón de estar nervioso: en junio cambiaremos los malos gobiernos que, como el de @mrikelme, hemos padecido”.

Si el ambiente electoral entró en ebullición aun sin candidatos, imaginemos el tono de las campañas. Es natural. No es mucho lo que está en juego. Es todo. El PRI, al margen de quien sea su candidato (Riquelme, Javier Guerrero, Hilda Flores, Jericó Abramo), enfrentará la elección más difícil, por las circunstancias políticas, económicas y sociales y por el peso de los dos últimos gobiernos. Es la primera vez que el PAN, en sus 77 años de existencia, tiene la victoria al alcance de la mano. El desafío consiste es mantenerse unido después de nombrar a su candidato: López, Anaya, Luis Fernando Salazar, Silvia Garza, Marcelo Torres o Gerardo García.

El PRI empieza desunido por falta de equidad en la contienda interna, sin el vigor de hace 6 y 12 años, y con un cúmulo de asuntos sin resolver: deuda pública, desa-pariciones, empresas fantasma y agravios sinfín, dentro y fuera de sus propias estructuras. No es cuestión de filias o fobias, es la realidad a ojos vistas.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add