×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
15 Mayo 2018 04:00:00
Eso es todo
Me tomó dos largos segundos el combate interno frente Sanborns. Solo un protector solar, nada más eso debía comprar, por lo tanto, no veía razón alguna para temer por la integridad de mi muy aporreada cuenta bancaria. Así las cosas, empujé la puerta de cristal. Después, ya nada fue igual.

El destino presupuestal de una mujer vanguardista es la mejor forma de ejemplificar lo churrigueresco si quisiera explicarse al neófito. De lejos, parece un claro y lindo entretejido, pero visto muy cerca, se convierte en intrincadas ramificaciones de un centro común, es decir, la mujer misma.

Las listas de compras dan apenas una pista muy superficial de lo que digo, porque una cosa es planificar las adquisiciones futuras y otra es el acto mismo de acrecentar las necesidades en un momento emergente. Así, al lado de la leche fresca y la mantequilla, van las chanclas de baño, champú, perfume fino, tapa del fregadero, conector para el riego exterior, chocolates, vinos y libros, muchos libros.

Tras la rama gruesa de los libros se derivan otras claramente independientes. Una pudo agotar su presupuesto en libros para el trabajo, pero eso no suple a los necesarios para estudiar un posgrado, además, están los de cocina, pues una dama moderna es una empírica chef. Ahora bien, se es esposa y madre, falta adquirir los textos que explican la realidad desde la filosofía, la historia, la sociología, la pedagogía.

Los libros clásicos son compras extraordinarias, las cuales cada vez se vuelven en pecados reiterativos pues las editoriales se empeñan en publicar clásicos modernamente presentados con ilustraciones antiguas retocadas de muy moderna manera.

Volviendo al principio, les decía que entré a Sanborns, necesitaba una pantalla solar. Atravesé el pasillo de los libros cual una paloma que cruza el pantano y se enfanga toditita, y al llegar a la farmacia me dijeron que no había pantalla solar. Me fui a la caja escondiendo el rostro para que nadie descubriera la vil forma como había caído en la tentación otra vez.

El muy solícito cajero se acerca y me dice, con un tono inolvidable: Eso es todo, su rostro se transfiguró en demonio y la frase coloquial convirtiose en un sarcasmo. Así que dije:

No, agrégueme la revista Aalgarabía.


.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2