×
Tomás Mojarro
Tomás Mojarro
ver +

" Comentar Imprimir
26 Enero 2017 04:00:00
Este México nuestro
Un México fiel a sí mismo y a su espejo diario, pero cambiante siempre, renovado y renacido como en una perpetua ceremonia del fuego nuevo, el del Nuevo Sol. Recuerdo los tiempos aquellos que se me fueron para nunca más, y que no han de volver. A propósito:

En esta noble y leal he invertido más de un tercio de mi propia existencia, y bien sé que con ese tercio no me levanto, que es el del diario vivir una vida deleitosa a destellos y arrastrada las más de las veces, y qué hacer. No lloro, nomás... (Y el suspirillo). Recuerdo los años en que bajado del cerro arribé a esta ciudad todo engentado, todo encandilado y sin saber para dónde ganar, como allá decimos. Fue entonces cuando me aferré a esa tabla de salvación que fue la colonia Morelos y caí a vivir en cierta vecindad de la Plaza del Estudiante, en la cálida cercanía de Tepito y sus cines, piqueras, mancebías y mercados, Tiempos los de la primera de mis juventudes (ando viviendo mi última, pero a todo vivir).

Yo, con aquella familia que me daba a valer, era feliz, pero lástima: por aquel entonces no lo sabía. Bien conozco el dicharajo del muerto y el arrimado, pero no, que el arrimado apesta sólo cuando se trata de familiares. Con una familia de extraños yo nunca llegué a apestar. Nunca con mis valedores de aquella benemérita vecindad. Me acuerdo.

Muy temprano salir a la plaza, caminar unas cuadras y mirar la barriada, olfatear sus humores, observar a sus gentes y captarles sus modos, oírles ese dejo cantadito al hablar, y contemplar aquel raigón de ciudad y bebérmela por los ojos, por todos los poros de la pelleja. Allí inicié un rendido amor por mi ciudad adoptiva, amor que le he demostrado con dichos, con hechos, con mis acciones. Así hasta hoy. Mis valedores...

En el recuerdo estoy mirando aquel retazo de mi ciudad: calles que se engrifan de afanosos buscavidas, parques erizados de muchachejos que con cemento levantan sus castillos en el aire, basural de las cuatro esquinas espulgado a ladridos y hocicazos, iglesias casi siempre vacías, y casi siempre repletas de clientes unas casas privadas con mujeres públicas; allá, públicos edificios por aquel entonces abiertos de par en par; sin guardias, sin armas de alto poder, sin sistemas de circuito cerrado ni neuróticas medidas de seguridad; sin paranoias ni ese temor que provoca la mala conciencia de un “mandatario” tan amado del pueblo que se ve forzado a vivir encuevado, enconchado detrás de la bota cuartelera. No. Otro México era el que me dio la bienvenida. Otra aquella mi ciudad. Me acuerdo.

En la banca del parque me sentaba a ver la vida pasar y a los chilangos (a las chilangas, más bien. Yo todas las cosas del demonio, del mundo y la carne, las miro siempre a través del filtro femenino). Y en una de esas observé a dos vejanconas tras la querencia del super-chiquito. Habló la del faldón bermejo:

–Qué iremos a hacer con esta situación tan diatiro. Yo antes tan buenas pechugas, y ahora puros pellejos...

–La edad no perdona, Romelia.

–Las pechugas de pollo, Jesusita. Carísimas. Y el alza de la leche, qué mala leche la de los comerciantes. No, y esta escasez de huevos...

–¿Escasez? Que los de allá arriba sigan con sus gasolinazos y ya verá usté si hay o no hay huevos.

(Esos, después).
Imprimir
COMENTARIOS



top-add