×
Redacción
Redacción
ver +

" Comentar Imprimir
09 Abril 2015 04:00:17
Estigmas a la carta
Primera parte

En Estados Unidos de América, desde que los halcones se apoderaron de su gobierno, entre otras de sus estratagemas para controlar su llamada zona de influencia, es la de estigmatizar a las naciones que no le son afines.

En consecuencia, el verbo estigmatizar es el que más saben conjugar en todas sus formas y en todos sus alcances para favorecer su dominio, además de otras acciones, como el criminal embargo que por más de medio siglo han infligido a la pequeña pero muy digna Cuba.

En cualquier momento y a su antojo, sobre toda en aquellos países que decidieron defender y hacer respetar su soberanía, además de llevar a cabo todas las acciones desestabilizadoras que saben implementar con especial efectividad, los estigmatizan con el “sambenito” de “amenaza de su seguridad”.

Los tiempos en verdad que están cambiando, puesto que ahora vemos una apertura con el anuncio de la reanudación de relaciones diplomáticas con Cuba, decisión bilateral de los presidentes Raúl Castro y Barack Obama.

Y para asombrarnos, ante la cercanía de la Cumbre de las Américas a celebrarse a partir de mañana en Panamá, la Casa Blanca aclara que nunca pretendió calificar a Caracas de ser una amenaza para su seguridad y también anunció que Cuba será borrada de la lista de naciones que apoyan el terrorismo.

Si no fuera por la gravedad que implican estas estigmatizaciones de Washington, es para provocar hilaridad las explicaciones que ahora pretende dar para justificar su cambio de política, seguramente por el muro de contención que representaron las naciones libres de Latinoamérica ante la impertinencia de la potencia del norte contra el gobierno bolivariano de Nicolás Maduro.

La Casa Blanca, sostuvo este martes que “Venezuela no representa amenaza alguna”, que sólo es un texto del formato utilizado para elaborar las órdenes ejecutivas que permiten al presidente Barack Obama imponer sanciones a entidades extranjeras.

Es decir, es un “argumento de rutina”, para congelar los bienes que poseen en territorio estadunidense los siete funcionarios venezolanos acusados de violar derechos humanos.

La verdad es que Washington declaró el mes pasado a Venezuela una “amenaza extraordinaria e inusual”, lo que provocó un rechazo mayoritario en el hemisferio y por ellos no le quedó de otra más que recular en su estigmatización a Venezuela por esa soberbia, que aún en pleno Siglo XXI, no han aprendido a controlar. CONTINUARÁ.
Agradeceré sus comentarios y críticas en .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo), .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 0 1 2 3 4 5