×
Carlos Oswaldo Orta
Carlos Oswaldo Orta
ver +

" Comentar Imprimir
20 Diciembre 2016 04:00:00
Explosión/Implosión
En el 2011, cuando los 49ers de San Francisco llegaron por primera vez en más de una década a los playoffs, sus vecinos de la bahía al norte de California, los Raiders, luchaban por terminar una campaña con récord de 8-8.

De entrada, el futuro prometía mucho más para los de rojo y oro, pues además de su primer temporada positiva desde principios de la década del 2000, tenían en el roster a una legión de buenos jugadores jóvenes y a un quarterback primera selección de Draft, que por primera vez lucía cómodo y empezaba a ganar juegos importantes.

A unos kilómetros, el legendario dueño de los Raiders, Al Davis moría y dejaba su imperio a su hijo Marc.

Davis fue el creador de un equipo de época en los 70 y 80, pero en las últimas décadas había tomado muy malas decisiones en el Draft y en la administración de un equipo que poco a poco empezó a desvanecerse.

Luego de llegar al Super Bowl en el 2002, los Raiders no volvieron a la postemporada y en los años posteriores a su muerte, terminaron con un máximo de 4 victorias y relegados al último lugar de una competida división Oeste de la Conferencia Americana.

Mientras, los 49ers regresaban al Super Bowl por primera vez desde la temporada 1994-1995 y, aunque lo perderían, dejaban en la mente de todos, que el equipo seguiría en postemporada por muchos años, debido a su juventud y que una nueva dinastía estaba en puerta.

Apenas unas cuantas temporadas después, en 2016, las cosas son muy distintas para ambos equipos, con una dinastía que nunca fue y una esperanza nueva para los de negro y plata.

En San Francisco las cosas parecen dadas para que la franquicia tenga la peor temporada en la historia y por fin se de la salida al gerente general, Trent Baalke, quien propició la salida de Jim Harbaugh y de más de una decena de jugadores titulares durante los siguientes dos años.

Mientras, del otro lado del Puente de la Bahía, los “malosos” celebran su primera calificación en 14 temporadas, acompañada de una vibra similar a la que sus vecina tenían hace apenas cuatro años.



Tercera y largo

Las malas decisiones de solo un año costaron a los Niners más de 8 años de trabajo, ahora son los Raiders, quienes tienen una lección al otro lado de su puerta que aprender.

La postura más moderada y previsora de Marc Davis, quién dejó su gerente general, Reggie Mckenzie, trabajar sin restricciones, pero siempre dando un lugar a sus jugadores y devolviendo la identidad del equipo.

Ahora la parte más complicada es mantener esa tendencia en la franquicia es el principal reto para el heredero de uno de los equipos más populares de la NFL.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2