×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
26 Abril 2019 03:38:00
Extorsionadores y “call centers” es lo mismo
No cabe duda que tanto la delincuencia organizada o no organizada, al igual que los centros de llamadas, mejor conocidos como “call center”, van más a la vanguardia en la tecnología.

Algo visto en las películas o series de narcos en donde dentro de sus historias para entretener al público que no es muy alejado a la realidad, su interés de no solo estar, sino de invertir en lo más moderno o nuevo, para burlar a las autoridades es una de sus mejores herramientas para una mejor ofensiva.

Tanto el crimen organizado para las extorciones, así como los “call center” para promover ventas, así también como las latosas cobranzas vencidas o a punto de vencer para que les des una promesa de pago antes de la fecha limite del mismo, han cambiando sus tecnologías.

En ambas situaciones eran fáciles de detectar en los teléfonos celulares, así como en aquellos fijos que cuentan con la pantalla de identificador. Sus ladas eran por lo general de la CDMX, Guadalajara, Sonora, Reynosa entre otros cinco más.

Al menos la gente del norte o que no son de esos estados los teníamos más identificados siendo fácil de no contestar y bloquear esos números.

Sin embargo, tanto los extorsionadores, así como los “call centers”, se modernizaron y ahora han comprado números que son precisamente de la ciudad de las personas a las que quieren hacer la llamada.

La misma gente ya no contestaba los teléfonos fuera de sus localidades así que la modalidad de ambos grupos, es decir, crimen y centros de llamados de promoción o cobranza cuentan ya con números locales en las que están teniendo cada vez más éxito en sus objetivos.

Las empresas telefónicas no les importa la venta de estos números que son vendidos bajo el concepto de “conmutadores” que son paquetes de 100 números que no son rastreables y que también son desechables.

Un ejemplo en una escala personal son aquellas promociones en las que te regalan un “chip” o tarjeta SIM, cuando compras un celular nuevo o bien recontratas algún plan de consumo de datos. Así de fácil se puede conseguir una numeración de cualquier lada del país porque siempre dan a escoger esa opción.

Ahora bien, otra de las modalidades más recientes de estos “call centers”, es la adquisición de tecnología para borrar el número de teléfono así que cuando hacen sus llamadas solo aparece en las pantallas de celulares o identificadores “números desconocido”, siendo imposible de poder bloquearlo porque no existe una numeración.

Tampoco se pueden rastrear o bien denunciar porque uno de los requisitos de la misma denuncia es proporcionar el número de la llamada. Cualquiera puede recordar que esto había quedo prohibido en el país, el cual fue una manera de frenar las extorciones, sin embargo, hallaron la manera de hacerlo nuevamente y las autoridades locales, estatales ni federales pueden hacer nada al respecto porque no cuentan con la tecnología de punta para realizarlo, pero tampoco existe manera de abrir una investigación porque es como tratar de pegarle a la piñata con los ojos bien vendados. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2