×
Ricardo Raphael
Ricardo Raphael
ver +
Licenciado en Derecho por la UNAM. Maestro en Ciencias Políticas por el Instituto de Estudios Políticos de París, Francia. Maestría en Administración Pública por la Escuela Nacional de Administración (ENA) de la República Francesa. Estudios Doctorales en Economía Política y Políticas Comparadas por la Escuela para Graduados de Claremont, California, EU. Secretario General de Democracia Social, Partido Político Nacional. Representante ante el Consejo General del IFE del partido México Posible. Coordinador de la Comisión Ciudadana de Estudios para Eliminar y Prevenir la Discriminación. Actualmente es profesor afiliado a la División de Administración Pública del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE). Conductor del Espiral, programa de análisis político dominical del Canal 11. Analista Político cotidiano del Noticiero Enfoque de Núcleo Radio Mil. Analista semanal del noticiero nocturno de Proyecto 40. Co-conductor del programa Claves, también de Proyecto 40. Integrante de la mesa editorial de la Revista Nexos. Miembro del Consejo Consultivo de Conapo. Cuenta con diversas publicaciones en temas relativos a: La transición democrática. La función pública. El sistema de partidos. Los derechos. La ciudadanía.

" Comentar Imprimir
05 Febrero 2018 04:00:00
¿Fake news queretanas?
El expresidente Felipe Calderón tronó contra el aspirante panista a la Presidencia: “No es un tema de recursos públicos –escribió en Twitter– sino de simulación … Los terrenos eran del pueblo de Querétaro, y después de varias maniobras quedaron en manos de Ricardo Anaya, quien era el particular del gobernador”.

El expanista Javier Lozano se sumó con acritud al señalamiento: “Usar perversamente una fundación que tiene un objeto social noble para lavar dinero es miserable de parte de Anaya. Es asqueroso, nauseabundo, son unos auténticos ladrones”.

La fuente de ambos declarantes es un reportaje publicado por la revista Proceso, cuyo autor es el periodista Álvaro Delgado. En él se denuncia una supuesta triangulación de recursos que habría dejado jugosas ganancias para los directivos de una asociación civil fachada creada y presidida por Ricardo Anaya.

La evidencia presentada por Delgado es la siguiente: 1) en el año de 2009 se constituyó la Fundación Por Más Humanismo, cuyo primer presidente fue, en efecto, el hoy precandidato panista; 2) en 2010 esa fundación recibió un depósito por un millón 650 mil pesos; 3) con ese dinero la misma persona moral adquirió un predio que antes había sido expropiado por el gobierno estatal, y pocos meses después dio inicio la construcción de un edificio; 4) en 2016 el bien inmobiliario se vendió en 7 millones 854 mil pesos.

A partir de estos datos podría presumirse la comisión de varios delitos por parte de Ricardo Anaya: tráfico de influencias, desvío de recursos, evasión fiscal y, como dijera el vocero del PRI, Javier Lozano, también lavado de dinero.

Ayer mismo, sin embargo, el presunto delincuente respondió a las acusaciones: 1) la Fundación Por Más Humanismo se constituyó por petición del líder estatal del PAN, Edmundo Guajardo, en la época en que Felipe Calderón era presidente de la República. Tal persona moral tuvo como principal objeto la adquisición de un bien inmueble para ese partido, ya que anteriormente la sede queretana de Acción Nacional era rentada.

2) el depósito que la fundación recibió en el año 2010 corresponde a un préstamo realizado por un particular para ayudar al objeto antes descrito.

3) Por Más Humanismo adquirió el predio de otro particular que antes lo había comprado a un ejidatario; es falso, se defiende el acusado, que alguien se haya beneficiado de una hipotética expropiación.

4) en 2014 Ricardo Anaya dejó, a la vez, de ser miembro y presidente de la asociación. Por tanto, cuando se vendió el inmueble no participó de las ganancias generadas por el negocio. En mayo de ese año el actual líder del PAN queretano, José Luis Báez Guerrero, asumió la presidencia de Por Más Humanismo.

5) Durante 2016 Acción Nacional liquidó la asociación civil y vendió el inmueble porque encontró otra propiedad más adecuada para ubicar la sede estatal.

En esta historia no caben dos verdades: o Anaya es un hampón, o bien la noticia de la supuesta simulación es fabricada.

Álvaro Delgado es uno de los periodistas más serios de este país, así que resulta difícil no creerle. Sin embargo, la explicación proporcionada por Anaya conduce con argumentos robustos en dirección diametralmente opuesta.

La ventaja es que cada dicho, de uno y otro, puede ser comprobado. De eso va justo el periodismo, es el arte de la corroboración y la verificación rigurosas.

El problema proviene en realidad del facilismo con que algunos corren a hacer declaraciones y a tuitear barbaridades. Por tales actitudes es que se vuelven virales las noticias fabricadas, mejor conocidas como fake news.

Bien haríamos todos, periodistas incluidos, en combatir los prejuicios, el espectáculo y la velocidad borrega que alimentan este mal tan pernicioso de nuestra época.

ZOOM: Si la información en manos de la ciudadanía fortalece su poder, la información falsa distribuida masivamente lo arrebata. Por eso las fake news son, en el presente, una amenaza principal para nuestras democracias.
Imprimir
COMENTARIOS



1 2 3 4 5 6 7 8