×
JC Mena Suárez
JC Mena Suárez
ver +

" Comentar Imprimir
25 Mayo 2017 03:00:00
Farmacias y la receta electrónica
¿Qué es un farmacéutico? “Es un profesionista (titulado) que ejerce la farmacia o se dedica a expender y preparar medicamentos en una farmacia según la demanda o la receta del médico. Su papel consiste en aconsejar e informar a los pacientes sobre las posibles contradicciones, interacciones medicamentosas y la automedicación”, por algo la frase “cualquier aclaración que precise sobre este medicamento, puede solicitarla a su farmacéutico”.

En los negocios relacionados con las farmacias que vemos en las calles, y aclarando que son relacionados porque también son un minisúper en el que venden de todo, no encontramos a este profesionista a quien podemos acudir, en su lugar hay un responsable de farmacia que nunca está y del cual sólo sabemos de su existencia porque hay un cuadro de alguien que lo es.

Muchos de los medicamentos hoy en día tienen nombres similares y se prestan a confusión, por ello, una letra o la fonética cambian todo y podrían darnos algo que lejos de mejorarnos, podría empeorarnos.

La falta del farmacéutico nos da una gran inseguridad, estos establecimientos son atendidos por personal sin capacitación que sólo consulta en la computadora pero no tiene idea de lo que está vendiendo. Es una gran responsabilidad, como ya dijimos, un error por una confusión podría hacer que nos den un medicamento que, no siendo el indicado, podría tener graves consecuencias.

Al tener estos dos grandes problemas, la falta del farmacéutico y la gente sin capacitación, nuestra salud se pone en riesgo si no estamos al pendiente de todos los detalles. Hay que recordar que las recetas hechas a mano suelen ser poco legibles la mayoría de las veces y esto propicia que no sepan qué es lo que nos tienen que dar, y como es de esperarse, no hay alguien que nos oriente.

Gracias a la tecnología, estamos a un paso de tener una solución a lo anterior. Nos referimos a la receta electrónica, la cual permite a los emisores autorizados, entiéndase médicos o proveedores con permiso legal, enviar sus recetas en forma electrónica directamente a la farmacia.

Las ventajas son que no se tendrá que esperar a que la farmacia surta la receta, ya que esta puede estar lista para cuando se llegue por ella; los médicos prescriptores pueden verificar qué medicamentos cubre su seguro y recetar uno que cueste menos y para las personas que trabajan en la farmacia (ya que no hay farmacéuticos) es más fácil leer la receta. Incluso para los médicos hay una gran ventaja: ellos podrían tener acceso inmediato al historial de medicamentos que han sido recetados para una mejor valoración.

Este proceso de receta electrónica funciona a través de una tarjeta sanitaria que da acceso al historial del paciente, la prescripción se realiza contra un nomenclátor y esta queda registrada inmediatamente en la historia clínica del paciente. Las recetas se generan electrónicamente y se validan con la firma electrónica del facultativo (médico que la otorga), quien imprime el volante de instrucciones como un soporte en papel.

La oficina de farmacia realiza la identificación automática del paciente y sus datos a través de la tarjeta sanitaria y accede a las prescripciones pendientes de dispensar; se registra automáticamente la dispensación de la oficina de farmacias a través de la firma electrónica del farmacéutico o en nuestro caso, del responsable de la farmacia, y el paciente pasa a recoger su receta completa sin tener que depender de existencias en inventario y evita errores humanos.

Con esta tecnología podríamos olvidarnos del miedo a un medicamento equivocado y de las vueltas a todas las farmacias para ver si tienen el que necesitamos. Esperemos que este sistema se implemente pronto en todo el territorio nacional y nos dé esa tranquilidad que necesitamos en los momentos de tensión que ocasiona una enfermedad.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2