×
Redacción
Redacción
ver +

" Comentar Imprimir
30 Abril 2015 04:00:10
Felicidad de azúcar
¿Qué es la felicidad? De botepronto la respuesta abre todo un debate filosófico y existencialista que ocupa páginas enteras de libros, ensayos y tratados.

El psiquiatra austriaco Viktor Frankl desmenuzó todo un laberinto ontológico acerca de la necesidad del ser humano de encontrar la felicidad como refirió en “El hombre en busca de sentido”.

Luego la ciencia ficción se encargó de prefabricar sociedades incólumes tal y como lo hizo Aldous Huxley en “Un mundo feliz”. A todo esto me pregunto, ¿qué don divino otorga la felicidad?.

Es quizá, junto con el amor, los dos conceptos más subjetivos que el ser humano busca materializar, objetivizar, pero ambos son justamente volubles.

Me extraña entonces que la ONU se afane en estudiar en qué países sus pobladores son más felices respecto de otros y lo haga además combinando una serie de variables cualitativas y cuantitativas sin revelar qué segmento de los moradores fueron encuestados.

Para mí se trata del estudio más frívolo patrocinado por un organismo que debería estar preocupado y ocupado en tender puentes para lograr el tan necesario equilibrio de la paz mundial.

Y es que la fortuna puede consistir para unos en acumular armarios atiborrados de zapatos de moda -la mayor intrascendencia de una persona-, o bien en engrosar la cuenta bancaria con el temor de gastarse un duro viviendo bien, la máxima tacañería de los avaros.

En el más reciente estudio difundido por la ONU titulado Informe Mundial de la Felicidad 2015 nuevamente Suiza ostenta el primer lugar en el escalafón del país más venturoso del planeta.

El texto elaborado desde 2012 ha venido situando tanto al país helvético como a los nórdicos como el lumen de la alegría; el happy world se esconde entre las montañas nevadas suizas cuyos ciudadanos cantan odas de bienestar: Suiza, Islandia y Dinamarca ocupan los tres primero sitios de la felicidad; seguidos por Noruega, Canadá y Finlandia.

Si yo fuera titular de Hacienda tendría en mis manos el pretexto perfecto para venderle la idea a los ciudadanos, decirles que entre más paguen impuestos serán más plenos, una correlación que prueba la práctica precisamente en Suiza y los demás países escandinavos.

Porque si algo tienen en común a la par que el clima (ojo todos son fríos más que templados) es que las economías gravan demasiado a sus ciudadanos, de hecho, adicionalmente en varios hay que pagar un seguro médico porque si se carece de él no hay forma de ser atendido en ningún hospital.

Resulta que además de que sale del bolsillo del ciudadano está catalogado como el mejor sistema sanitario del mundo por lo funcional y óptimo de sus condiciones.

Entonces, el axioma que pretende inferir la ONU es que, ¿son más felices quienes pagan más impuestos? o ¿pagar más impuestos te lleva a un estado de bienestar que vale la pena experimentar?.

A COLACIÓN
Subjetivo, subjetivo y más subjetivo. De los 158 países analizados en el documento de marras encontramos una pléyade de economías latinoamericanas que -sus habitantes-, reportaron ser más felices ahora que hace un año.

Sorprendentemente Costa Rica se ubicó en el sitio 12, México en el 14, Brasil en el 16 y Venezuela en el 23. Sí esa Venezuela que Nicolás Maduro ha convertido todavía más en un Estado opresor, persecutor de los opositores y empresarios; y en el que predomina la carestía de alimentos, bienes y servicios con una inflación exorbitante y una caída abrupta del PIB.

Pero sus ciudadanos son más felices así como están reprimidos y muertos de hambre. Incluso un venezolano es más dichoso que un belga (19); un francés (23); un alemán (26) y un español (36).

En el caso de México, ni todos los problemas de inseguridad, desaparición de personas, secuestros y muertes de civiles son óbice para que el mexicano sea cada día más feliz.

Me pregunto si el cuestionario se lo habrán aplicado a cualesquiera de las familias de los 43 desaparecidos o bien a los parientes de miles de seres humanos con paradero desconocido que ubican al país entre los de mayor trata de personas y mayor injusticia global.

Espero que hayan tomado en cuenta al indigente, a las mujeres explotadas, a las niñas violadas; al campesino del México profundo. Caray imagino que ellos también merecen ser felices aunque sea en sueños de algodón de azúcar...
@claudialunapale



Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5