×
Rodolfo Naró
Rodolfo Naró
ver +
Rodolfo Naró, nació en Tequila, Jalisco, el 22 de abril de 1967. Es autor de varios libros de poesía, casi todos reunidos en la antología Lo que dejó tu adiós (2016), así como de las novelas El orden infinito (2007), finalista del Premio Planeta Argentina 2006, Cállate niña (2011) y Un corazón para Eva (2017). Twitter: @RNaro

" Comentar Imprimir
24 Noviembre 2017 04:00:00
Firma de libros
Todos hacemos lo que sea necesario para tener el autógrafo de quien admiramos: largas filas, interminables esperas o autogoles. Entre los libros que atesoro por su firma y dedicatoria está la Obra Poética, de Octavio Paz; Seda, de Alessandro Baricco, alguno de Vargas Llosa, Mutis, Nandino; y Ensayo Sobre la Ceguera, de José Saramago.

Recuerdo la vez en que Arturo Pérez Reverte firmó a más de 300 personas La tabla de Flandes, como también acostumbraba hacerlo Carlos Fuentes, de pie. Su editor le insistía que se sentara, pero Pérez Reverte no aceptó, “si las personas están de pie haciendo fila no veo por qué yo tenga que estar sentado”, dijo.

La firma de García Márquez en Cien años de Soledad la obtuve en Bellas Artes la noche que le hicieron un homenaje a Álvaro Mutis. La sala estaba llena, quizá había mil personas a la espera. Después de los aplausos y las felicitaciones, Gabo prefirió quedarse a firmar libros en vez de ir al coctel. Fue a sentarse en la tercera fila de luneta y, rodeado de gente, departió con todos como si estuviéramos en la sala de su casa.

Mañana comienza la madre de todas la ferias, la FIL de Guadalajara, la que empezó hace más de 30 años como una reunión de editores y libreros, con un país o una región invitada, ahora es la más grande fiesta de los libros en español en el mundo.

Con 28 mil metros cuadrados de exposición y venta de libros, 2 mil editoriales de 47 países y cientos de presentaciones de libros, este año la comunidad de Madrid es la invitada de honor y el francés Emmanuel Carrère es el ganador del Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances.

Antes de la FIL, los escritores eran inalcanzables, uno tenía que burlar vigilancias, escabullirse entre las sombras, hacerse pasar por alguien importante para tener el autógrafo deseado, pero ahora, las ferias del libro, como la de Guadalajara, han democratizado el oficio. Por los pasillos de la Expo Guadalajara se hacen largas filas para tener la firma de Rey Rosa, Ken Follet o Gael García Bernal, aunque todavía quedan algunos imposibles.

En los años en que Hugo Sánchez era el director técnico de la Selección Nacional, Paco Ignacio Taibo II y yo coincidimos con él en el aeropuerto de Guadalajara. Los tres regresábamos en el mismo vuelo a la Ciudad de México. Con retraso de una hora,

Taibo y yo esperábamos sentados conversando sobre su biografía de Pancho Villa. Él, un día antes había estado en la FIL, había movido multitudes en un evento con mil jóvenes y firmado cientos de libros con una paciencia asombrosa. Mientras que Hugo, esa noche, desesperado corría de sala en sala tratando de burlar a una pequeña horda de seguidores que lo correteaba pidiéndole un autógrafo, hasta que llegó a donde estábamos nosotros.

En el momento en que Taibo me contaba la Batalla de Celaya me dejó con el azoro en los ojos para buscar un cuaderno o quizá uno de sus propios libros y corrió a pedirle un autógrafo a Hugo. Cuando el pentapichichi se vio sitiado por sus admiradores fue rescatado por las fuerzas de seguridad del aeropuerto y lo llevaron a un privado sin haber estampado una sola firma.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2