×
Jorge A. Meléndez
Jorge A. Meléndez
ver +

" Comentar Imprimir
10 Junio 2017 04:00:00
Flexibilidad y rigidez
Nuestro mundo parece empujarnos en direcciones opuestas. Por un lado, las redes sociales fomentan rigidez al acercarnos a personas que piensan como nosotros. Y por el otro, disruptores flexibles tumban a gigantes de negocios que no cambian.

La idea para esta columna surgió de la experiencia de un joven que está en los albores de su carrera.

Estudió en Texas y al graduarse tuvo dos ofertas de trabajo. La primera de una gran compañía. Con responsabilidades operativas importantes para un chavo (supervisar 50 personas). Una gran oportunidad de aprender. Peeero un trabajo durísimo y en un pueblito en la mitad de la nada.

La segunda, de una empresita de esas que buscan revolucionar al mundo, justo en la ciudad donde estudió. Buen grupo, horarios bien definidos, pero probablemente poca movilidad.

El recién graduado eligió lo conocido y tras dos años y cacho, buscando chamba, pues siente que se estancó. No se equivocó al decidir, ambas eran buenas opciones. Pero a veces ser flexible es muy importante en la vida. o en los negocios.

¿Cuándo conviene serlo? Le propongo cinco ccircunstancias:

1. Es temprano. En el ejemplo inicial, en teoría un joven debería ser más flexible que un adulto en cuanto a mudarse de ciudad, salir de la zona de confort, sueldo vs. aprendizaje, etc. ¡Ah!, pero esto también aplica en un proyecto o empresa. Al inicio, muchas cosas son desconocidas y por ende hay que tener la mente muy abierta para descubrir lo relevante y desechar lo insulso.

2. Existe incertidumbre, por ejemplo por un cambio tecnológico. Vivimos en la era de la disrupción (relea ¡Destruya su Negocio!). Cuando las reglas cambian, tener las antenas levantadas para ajustar es la única forma en la que una empresa puede sobrevivir.

3. Que el cliente hable. En la era del internet, lo hacen fuerte y seguido. Si los hábitos cambian, hay que adaptarse.

4. Se descubre un error, sobre todo si es grave. Aferrarse o defenderse puede ser mortal personal u organizacionalmente.

5. Se está en medio de una crisis.

Le ilustro el último punto con una anécdota de la lucha inicial contra el sida que cuenta Tony Fauci, director del Instituto de Alergias y Enfermedades Contagiosas de Estados Unidos, en una charla de TED (véala en nuestros sitios).

Pocas cosas son tan rígidas como la aprobación de nuevas drogas en el mundo desarrollado. Tras unos años de haber iniciado la epidemia del sida se aprobó el AZT como tratamiento. Resulta que había otra droga en desarrollo para evitar que un enfermo se quedara ciego.

Como todavía no era aprobada, la regla era: o AZT o la experimental. Pero no las dos. Fauci visita a un paciente en San Francisco que dramáticamente le dice: “o sea, me estás pidiendo que elija entre morir o quedarme ciego”.

Ese fue el punto que llevó a Fauci a ser flexible y proponer un “track” paralelo para autorizar con consentimiento del paciente el uso experimental de las dos drogas.

No, si ser flexible tiene sus ventajas. Pero a veces también hay que ser rígido. Por ejemplo cuando:

a) Se trate de valores y ética (personal o corporativa). Evitar el espejismo del resultado rápido al saltarse trancas.

b) Al aceptar el debate. Recuerde: sin él, usted y su empresa no podrán ser flexibles de forma sostenida.

c) Cuando contrate y promueva a aptos. Siempre: aptitud y actitud sobre amistad y lealtad. Vacúnese contra los “yes men”.

d) Al evaluar con datos (y no con creencias). Cuidadito con los sesgos cognitivos (relea No Se Equivoque al Pensar).

e) Está muy cerca de la meta. Ahí ya no se distraiga. Afine puntería y a dar al blanco. Pero OJO, porque si ya llegó, tendrá que ir a lo que sigue. Y ahí, ¡de nuevo a ser flexible!

Cierro con una frase de un activista gay a Fauci al buscar nuevos métodos en la lucha contra el sida: “Que bueno que no te impusiste o cediste. Tu nos llevaste en una dirección y nosotros te llevamos en otra”.

¡Exacto! Al buscar ser flexible en los negocios o la vida es muy importante dialogar y debatir de forma inteligente. El estar abierto a nuevos esquemas, a nuevas ideas y a posibilidades distintas siempre hará que cualquier decisión final sea mejor, ¿no cree?

Posdata: Muy triste lo de Coahuila: ¿18 años de Moreirismo? ¡Ufff! Ojalá que los opositores tengan realmente pruebas de los chanchullos masivos que dicen sucedieron. Será un proceso judicial largo. No veo fácil que anulen la elección. Espero equivocarme.

En pocas palabras.

“Mantén fijas tus convicciones, pero se flexible en tu enfoque”.

Tony Robbins, autor norteamericano
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2