×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
11 Noviembre 2018 03:10:00
Fracaso
NOS HEMOS ACOSTUMBRADO A VIVIR en un país en el que el fracaso y la frustración se han vuelto normales. Fracaso para combatir la corrupción y la impunidad, fracaso en seguridad pública y en la impartición de justicia, fracaso en la educación y hasta fracaso de la selección nacional de futbol.

ES EL FRACASO DE UN sistema que le vale resolver la desigualdad ante los beneficios y privilegios de unos cuanto, fracaso de un sistema democrático totalmente amañado, fracaso para evitar los abusos de las autoridades. Es el fracaso de un sistema que ha llegado al extremo de festejarla humanización de las mascotas mientras la mitad de la población vive en la pobreza.

FRACASO QUE SE CONSTATA EN las instituciones bancarias que cobran hasta por el aire que se respira mientras chantajean al próximo Gobierno ante la posibilidad de limitarles sus abusos; instituciones que inmisericordemente maltratan a sus clientes de a pie mientras a quienes tienen cuentas de más de seis dígitos les hacen caravanas. Es el fracaso omnipresente en Recaudación de Rentas de Monclova donde solo pueden expedir seis licencias de conducir por hora después de hacer filas por horas y hasta días.

Y NI QUE DECIR DEL rotundo fracaso de los servicios de salud pública en los que el desabasto de medicinas es criminal, la instalaciones hospitalarias fatales y el pésimo servicio es constante ante la apatía de las autoridades. Es el fracaso del sector salud el que ocasiona que en México mueran 5 veces más personas por diabetes que por el crimen organizado.

SE ESTIMA QUE EL NÚMERO de muertes por diabetes en el sexenio de Peña Nieto ha sido de alrededor de 610 mil defunciones, lo que representa un aumento de más del 20 por ciento con respecto a los registrados por dicha enfermedad en el sexenio de Calderón, que fue de alrededor de 500 mil decesos. Es un reverendo fracaso del gobierno que ha sido indiferente ante el deterioro de los hábitos de alimentación de la población reflejado en su alto consumo de productos ultraprocesados y bebidas azucaradas, que son la principal causa de las epidemias de obesidad y diabetes.

MÉXICO ES EL PAÍS MIEMBRO de la OCDE con la prevalencia de diabetes más alta -incluso mayor que la de Estados Unidos- y se encuentra entre los cinco países del mundo con más de 10 millones de personas con dicha enfermedad. La tasa de mortalidad por diabetes mellitus en México representa el doble de la correspondiente a América Latina y casi 6.5 veces más alta que la de América del Norte.

AÚN ASÍ, ANTE ESTE FRACASO de salud pública, el Gobierno de Peña Nieto no aplicó las medidas, con base en los criterios respaldados por la evidencia científica, emitidas por diferentes organismos nacionales e internacionales.

Sino todo el contrario, el gobierno diseñó e implementó medidas atendiendo los intereses de las gran industria de bebidas y alimentos, simulando una estrategia contra la obesidad y la diabetes con criterios nutricionales y regulaciones diseñadas por la industria, al grado que se considera que esas políticas coptadas por la industria alimenticia podrían ser más negativas que la completa ausencia de estas.

Y SI EN ALGO TAN elemental como la salud se ha fracasado para evitar esas muertes ocasionadas por la ambición de la industria de los alimentos chatarras, en complicidad con las autoridades de salud, qué se puede esperar de las autoridades e instituciones que solo piensan en sus intereses particulares.

A nivel estatal lo vemos a diario, a pesar de las falsas promesas de campaña par equipar los hospitales y proporcionar medicamentos, es fecha que no se ha cumplido. Y a nivel municipal ¿dónde están las campañas para promover una alimentación sana, principalmente entre los niños? Y tan no les importa que basta ver a las autoridades con sobrepeso.

NO LOGRAR LO QUE SE propone se le llama fracaso y desde luego que no es fácil reconocer que se ha fracasado en muchos aspectos y que el fracaso se va convirtiendo es frustración. Sin embargo, no se nos puede olvidar que la frustración solo tiene dos salidas: la depresión o la agresión.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2