×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Senadora Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: [email protected] Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
01 Abril 2018 04:00:00
Fracturación hidráulica (fracking) en Coahuila
El pasado lunes 26 de marzo, Petróleos Mexicanos (Pemex) anunció la firma de un Contrato de Servicios Integrales de Exploración y Extracción con la empresa Lewis Energy, con sede en Texas. El objeto del contrato es evaluar y explotar gas de esquisto (shale) en el yacimiento no convencional Eagle Ford ubicado, en parte, en el estado de Coahuila.

De acuerdo con el comunicado de prensa emitido por Pemex, el contrato involucra inversiones por alrededor de 617 millones de dólares y tiene un rendimiento potencial para la producción de 117 millones de pies cúbicos de gas por día para el año 2021. Asimismo, Pemex destaca que mediante el contrato busca compartir riesgos financieros y operativos con terceros e incrementar las inversiones estratégicas que maximizan el valor de los hidrocarburos.

A pesar de que Pemex no mencionó de manera expresa la tecnología de fracturación hidráulica (fracking), es preciso recordar que este método se utiliza en las perforaciones de gas en los yacimientos de Eagle Ford, en Texas.

Lewis Energy es un operador privado de yacimientos no convencionales en el sur de Texas. Ha perforado más de 500 pozos en Eagle Ford, enfocados en el gas de esquisto. En 2017 produjo más gas en la región que cualquier otro operador y fue el tercer mayor productor en ese estado.

No es la primera vez que en México se realiza este tipo de explotación de hidrocarburos. A principios de marzo de 2018, la Secretaría de Energía (Sener), así como la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), presentaron formalmente la subasta de gas de esquisto en nueve áreas de la provincia de Burgos, en el norte de Tamaulipas.

De este modo, el Gobierno mexicano promovió una ronda de licitaciones para la explotación de campos terrestres de recursos energéticos no convencionales, es decir gas y aceite de esquisto (shale).

En esa oportunidad, el titular de la Sener anunció la ronda 3.3, que comprende los citados nueve bloques de exploración y explotación en la cuenca de Burgos, la cual representa 2 mil 700 kilómetros cuadrados, equivalentes a dos veces el territorio de la Ciudad de México.

La inversión proyectada por la adjudicación de los campos es de 2 mil 300 millones de dólares que detonarían 23 mil empleos directos e indirectos, detalló el subsecretario de Hidrocarburos de la Sener.

El gas de esquisto es, en términos generales, gas atrapado en rocas del subsuelo. Para extraerlo, la industria energética ha recurrido al fracking, una técnica que inicia con la perforación de un pozo vertical hasta alcanzar la formación que contiene gas o petróleo. Seguidamente, se realizan una serie de perforaciones horizontales en el terreno, que pueden extenderse por varios kilómetros en diversas direcciones. A través de estos pozos horizontales se fractura la roca con la inyección de una mezcla de agua, arena y sustancias químicas a elevada presión que fuerza el flujo y salida de los hidrocarburos de los poros. Pero este flujo disminuye muy pronto, por lo cual es necesario perforar nuevos pozos para mantener la producción de los yacimientos. Por tal motivo, la fracturación hidráulica conlleva la ocupación de vastas extensiones de territorio.

La polémica sobre el uso de esta tecnología se encuentra en los riesgos a los ecosistemas y la salud humana, asociados a la contaminación del agua superficial y mantos freáticos, la emisión de gases a la atmósfera, así como los sismos que pueden ser inducidos por el proceso.

Al respecto, es preciso que la Agencia Nacional de Seguridad Industrial y de Protección al Medio Ambiente del Sector Hidrocarburos, también conocida como ASEA, supervise puntualmente los actos y obras que al amparo del contrato firmado entre Pemex y Lewis Energy se realicen en territorio mexicano, en estricto apego a la legislación ambiental, con miras a salvaguardar el derecho a un medio ambiente sano de los habitantes de Coahuila.

Como senadora de la República por el estado de Coahuila de Zaragoza, reitero mi compromiso con el bienestar de las familias coahuilenses, además de sumarme a las causas ambientales de relevancia no sólo nacional, sino mundial, buscando que la protección del ambiente sea compatible con el desarrollo social y económico.

Nos leemos la próxima semana.

¡Muchas gracias!


Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2