×
María del Carmen Maqueo Garza
María del Carmen Maqueo Garza
ver +
Coahuilense, médico pediatra, apasionada de la palabra escrita. Desde 1975 ha sido columnista en diversos periódicos regionales. Bloguera a partir del 2010. Participa activamente en el Taller literario “Palabras al viento”. Tiene varios libros publicados. Inquieta por la problemática social, en particular la relativa a nuestros niños y jóvenes. Sus colaboraciones invitan a asumir que la resolución de esos problemas es tarea común para todos. Su blog: https://contraluzcoah.blogspot.com/

" Comentar Imprimir
31 Diciembre 2017 03:00:00
Frente al 2018
Una vez más la vida me da la oportunidad de colocarme frente a un año que termina para evaluar mi desempeño, y frente a uno que inicia para ajustar el plan de vuelo.

Llega el momento de cerrar ciclos, dejar en el pasado lo que debe quedar atrás como parte de la historia. Estoy frente al tiempo dando gracias a la vida por las 365 oportunidades que me brindó en el año que
termina.

Prometo poner mi mejor esfuerzo por hacer una realidad digna y productiva de cada uno de los días que me toque vivir en el año que hoy inicia.

De frente al tiempo entiendo que la vida es eso, instantes minúsculos como chispazos en cada uno de los cuales se despliega la opción de aplicar todo el
entusiasmo.

No alcanzaría a identificar lo que hice día a día del año que hoy termina, aun cuando en su momento haya sido cada jornada la maravillosa oportunidad de trascender.

Hoy me perdono por aquellos momentos desperdiciados en la molicie, en la quejumbre, en la procrastinación. Sé que el tiempo vivido no habrá de volver, y que las manecillas del reloj avanzan sin detenerse, por más que queramos que no suceda así. Pero he aprendido a ser indulgente con mis propios errores para no
estancarme.

Sé que en este inicio de año estoy más cerca del final último de lo que estuve hace 12 meses, y que nadie más que yo tiene en las manos las riendas de mi vida.

Deseo despertar cada mañana consciente de la realidad del tiempo, de modo de vivir cada día como si fuera el último.

Hoy me encuentro frente a mi propia persona, valorando qué se ha cumplido de mi plan de vuelo particular.

Sé que los sueños son muchos, los proyectos varios y el cumplimiento sujeto a evaluación. No puedo quedarme en buenas intenciones, porque así no se avanza.

Hoy es el momento de medir qué llevo en la mochila de viaje, y en qué medida esos recursos apuestan al cumplimiento de mi proyecto de vida.

Es la ocasión de evaluar si continúo por la misma ruta o si habré de rectificarla. También es ahora cuando debo medirme frente a lo que tengo y lo que quiero lograr.

No hay peor error que aferrarse a un sueño sin plantarse de cuando en cuando como juez imparcial de su cumplimiento.

Frente a mi propia persona hoy es el tiempo de agradecer la mano amiga que se extendió cuando más lo necesitaba; la palmada en la espalda que me animó y la palabra de aliento que alentó mi marcha.

Agradezco también al amigo que tuvo la valentía de señalarme mis errores, y al que se abstuvo de falsas alabanzas que tanto daño hacen.

Del mismo modo es ahora cuando estoy en obligación de medir hasta qué punto he correspondido a la vida esas bendiciones con mi actitud, mi lealtad y mi generosidad.

Quiero hacer del mío un corazón abierto y generoso que sepa amar. Uno que se desprenda del egoísmo paralizante para prodigarse en beneficio de quienes lo necesitan.

Quiero construir un proyecto de vida incluyente, que aparte de mí y los míos pueda beneficiar a otros, para lograr con ello encaminar mis propósitos por los cauces que el Todopoderoso tiene para mí.

Quiero recordar ahora y siempre que el amor inicia por los de casa, para de este modo evitar descuidar lo propio por atender lo ajeno.

Frente al 2018 me planto para decir sí a la vida, sí a los retos que me presente, sí a la ocasión de acercarme más al plan divino que el buen Dios tiene para mí, en la confianza de que sus designios son sabios.

Hoy y siempre.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2