×
Wicho Durán
Wicho Durán
ver +

" Comentar Imprimir
25 Septiembre 2017 04:00:00
#Frida
Durante toda la semana seguimos confirmando el por qué México es la mejor nación en la que podemos encontrarnos.

Las miles de historias que engrandecen el espíritu de los mexicanos al saber que aún y contra las adversidades de la madre naturaleza, salimos adelante hace 32 años de igual forma ante un inmenso sismo en un mismo día 19 de septiembre de aquel no tan lejano 1985 y en esta ocasión estamos volviendo a salir adelante gracias a la solidaridad que nos caracteriza.

Son muchos los sentimientos encontrados que nos hacen un nudo en la garganta y en algunos casos hasta con lágrimas en los ojos al ver en los diversos medios de comunicación tantas historias cómo aquella en la que una madre le da aliento a su hijo y familiares a través de un megáfono dirigiéndose a un edificio que está hecho escombros, con el firme pensamiento y anhelo de que siguen vivos, diciéndoles algo que en lo personal siempre me gusta expresar también a los demás, aún y cuando el panorama sea el más adverso y complicado “Todo Está Bien”.

Varios fueron los binomios caninos que apoyaron en las labores de rescate pero fue una de ellas la que resaltó, una bella perra de raza labrador de nombre Frida perteneciente a la MARINA, no siendo esta su primera expedición en salvar vidas humanas, son ya más de 50 vidas las que ha logrado rescatar en diversos desastres naturales y hasta en un desastre causado por la imprudencia o mano del hombre.

Está columna estaba pensada en dedicar cada uno de sus párrafos a la ingratitud que existe por el ser humano en contra de los animales, comenzando en el origen de tradiciones tan absurdas como las corridas de toros, pasando por los derechos que se les ha logrado otorgar a través de diversas leyes y terminando con la famosa Frida, que nos ha demostrado la falta de valorarlos realmente o al menos pensar dos veces en el trato que tenemos hacia la gran mayoría de los ellos, al simple hecho de tenerlos encerrados en un patio de reducidas dimensiones y rara vez sacarlos a pasear.

Pero en fin, todo apuntaba a señalar esta gran historia dentro de una de las mayores tragedias que hemos tenido como pueblo, inclusive me llegue a enterar de otra famosa Frida, una supuesta niña atrapada entre los escombros de una escuela llamada Frida Sofía la cual logró captar varias horas la expectativas de la audiencia de un medio nacional que por un error de cansancio de los rescatistas, falta de logística de información de las autoridades responsables del rescate o que se yo, a final de cuentas las mismas autoridades anunciarían horas después que no existía dicha niña, la verdad de las cosas es que el ánimo no ha decaído y los miles de mensajes en las redes sociales siguen invitando a estar concentrados en lo realmente importante, salir adelante.

Pero fue gracias a esa noticia y el ver en redes sociales varios mensajes de angustia, sobre todo el de las madres al demostrar como siempre la enorme FE que tenemos al irnos a dormir pensando en que a la mañana siguiente escucharíamos y veríamos en los noticieros el cómo era rescatada entre los escombros, en fin más allá de esas 2 historias de las Fridas, creo que lo más destacable es poder imaginar al menos de aquellos que creen en que algún día será recibidos por San Pedro en las puertas del cielo, la dicha que fue poder recibir con los brazos abiertos a tantos niños que sin duda se merecen más que el cielo.

No soy el más creyente de mi religión, mucho menos el más apegado sin embargo la tristeza que sentí a través de mi familia por el simple hecho de pensar que eso le pudiera pasar a cualquier familiar de todos esos niños que aquella tarde corrían entre gritos y llantos entre un bendita tierra que no dejaba de temblar a causa de que nosotros mismos la hemos dañado sin darnos cuenta, entre un gran desconcierto para muchos de estos niños de no poder mantener el equilibrio al querer bajar esas escaleras, o por el simple hecho de hacerle caso a esas valientes maestras que veían por su integridad, o con aquel inimaginable llanto y grito de aquel pobre chiquito que entre la obscuridad de los escombros nunca pudo ver nuevamente la luz.

Estoy muy orgulloso de ti México, quizá hoy más que nunca, pero también estoy muy dolido por el sufrimiento que cada uno de ellos pasó, seguiremos por varios meses o quizá años de luto por la pérdida de tanto querubín que ya hoy está en el cielo.

Hoy es el mejor día de tu vida, por favor aprovéchalo al máximo.

Nos vemos en las redes sociales: Wicho Durán Twitter / Facebook / Instagram / Snapchat y mandame un whatsapp al 844 326 85 60
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2