×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
11 Julio 2017 02:30:00
Frida Kahlo: El valor de la Mujer
Cada tic-tac es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir. Que cada uno resuelva como pueda.

Frida Kahlo

A Frida Kahlo la vida no le sonrió la vida como todos pensaríamos que le debe de suceder a

cada persona que pisa estas tierras. Fue a la edad de seis años, en 1913 cuando le descubrieron una poliomielitis. Caminó el resto de la vida como con un peculiar andar, particularmente en su pierna izquierda. Luego, en septiembre de 1925, a la edad de 18 años, sufrió un accidente en donde iba con su novio. Se le rompieron varios huesos, algunas vértebras se desplazaron, y su pie derecho quedó vuelto añicos. Entonces comenzó a pintar con acuarelas y óleos que tenía su padre, y en un caballete especialmente fabricado para que ella trabajara desde su cama, con un espejo colgante en el que se podía ver y copiar.

Vivió un año postrada. Solamente cuando fue a la calle, lo hizo para ir en busca del muralista Diego Rivera para que le diera una opinión sobre sus pinturas. Rivera, la institución del arte y la revolución en México. Diego se impresionó con sus autorretratos y con su personalidad. Desde entonces, sus almas y sus mentes se cruzaron y emprendieron una épica y turbulenta historia de amores, infidelidades y tragedias. Se casaron en el año de 1929, se divorciaron 10 años más tarde, y se volverían a casar. Fue acusada de conspiradora ya que convenció a Diego Rivera de que intercediera ante el gobierno para que México le ofreciera asilo al ideólogo comunista León Trotsky, perseguido y amenazado de muerte por su antiguo camarada, José Stalin.

No creo que haya sido siempre así, pero las heridas de la vida la marcaron con un carácter huraño y de fastidio y que se transmitía siempre en esa sonrisa casi obligada ante su éxito que transmitía a los críticos y compradores. Un día al ver sus éxitos, comprendió que tal vez, si seguía así por la senda del arte, podría vivir de sus cuadros e independizarse de Diego Rivera. En Nueva York le compraron casi todos los trabajos que expuso y le encargaron otros. Su pose de independiente y feliz como pocas veces en su vida, la llevaron a coquetear con unos y otras -como mencionan algunos historiadores- entre ellas María Félix.

La vida de Frida siempre fue azarosa, si volteamos a dar cuenta en la historia del arte, podemos ver que muchas musas, pintores, actores y artistas del medio, por lo regular siempre pasaron por una vida llena de subidas y bajadas pero sobretodo de momentos que los marcaron para siempre. Frida se divorció de Diego, pero a la vuelta de página, a pesar de haber dicho que fue “el segundo gran accidente de mi vida”, se unieron nuevamente, pero bajo sus propias condiciones. La primera era que no tuvieran relaciones sexuales. Le molestaba Rivera en lo físico, pero más que eso, no quería quedar embarazada de nuevo -luego de tres pérdidas- con sus respectivos dolores, traumas, angustias y postraciones a causa de sus malestares que llevó desde muy temprana edad.

Frida Kahlo muere a los 47 años de edad, el 13 de Julio de 1954; pero nos dejó una serie de pinturas que corresponden a la representación de su evolución como persona, al igual que, una serie de emotivas cartas a amantes y amigos junto a un colorido y cándido diario. Todo esto es una irrefutable evidencia de que su vida no fue nada menos que una búsqueda por ser honesta consigo misma, incluyendo datos como fecha de nacimiento y muchas de sus particulares. Una neumonía fue la que nos arrebató su vida. Gracias a la historia sabemos que esa maravilla de mujer fue despedida por cientos y miles de admiradores en un ataúd cubierto por la bandera de la hoz y el martillo. A partir de ahí, comenzó a escribirse su leyenda. Frida, te recordaremos siempre…
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2