×
Cristina Orozco
Cristina Orozco
ver +

" Comentar Imprimir
29 Julio 2017 04:08:00
‘Ghosting’
Los protocolos para iniciar una relación se transformaron. A principios del siglo 20 el hombre interesado en conocer a una mujer debía solicitar, por medio de carta formal, permiso para cortejar a la dama de su interés. Si le daban el sí, debía aceptar las reglas que la familia impusiera, como horarios de visita y siempre en la presencia de chaperón. Al paso del tiempo, el enamorado comunicaba en persona su intención de cortejar y los chaperones pasaron de moda. Las parejas se veían en los portales de las casas, en las tertulias, los bailes, las plazas, en la iglesia y en paseos dominicales. Desde mediados del siglo 20 a la fecha quedó abolida la tradición de tener permiso para empezar una relación amorosa. Las personas se entendían por contacto humano, es decir, eran presentadas por amigos; se veían en la escuela, en fiestas en viajes, en la calle o en el trabajo. Hoy es muy común iniciar y mantener una relación por internet. Hombres y mujeres que nunca se vieron se enamoran a través de las redes y, eventualmente, algunas han formado hogares.

A partir del siglo 21 la tecnología transformó las relaciones sociales en un proceso de expansión acelerada. La generación “Y”, o los “millennials” –comprende a los jóvenes que nacieron de la década de los 80 a la década pasada–, difícilmente recuerdan la vida sin internet. En el 2004 nace Facebook y desde entonces, las redes sociales y de mensajería como Instagram, Twitter, Messenger, Telegram, WhatsApp, y aplicaciones como Tinder, Badoo, OKCupid y otras, modificaron el modo de relacionarnos socialmente y, al tiempo, han creado un amplio vocabulario para expresar buenos y malos comportamientos al enredarnos entre redes y mensajes. Estos que menciono alteran la salud emocional de todos quienes los utilizamos para comunicarnos entre amigos, familiares o en amores.

El término “ghosting” significa desaparecer misteriosamente y sin explicación de la vida de la persona con quien se tenía una relación. Sucede cuando una de las dos partes decide no confrontarse con el otro y acabar, en definitivo, la relación. Pasa tanto en relaciones cortas de una o cinco citas como en una relación de años. El que hace el “ghosting”, simplemente, se desvanece de las redes sociales y no envía mensajes al otro, exiliándole de afecto o amor. El término “breadcrumbing”, que significa migajas, se relaciona al cuento de los hermanos Grim Hansel y Gretel –los niños que iban tirando migajas por el bosque, cuando su madrastra los iba a abandonar. En ocasiones es la antesala al “ghosting”. Es cuando uno de los dos comienza a evadirse de la relación y en vez de recibir mensajes abrasadores envía tormentas de hielo. Al no responder los mensajes enviados del receptor, lo acostumbra a ser ignorado. Este sentimiento por “ghosting” es tema de sillón de meses para los psicólogos por el daño emocional que provoca, y puede ser una tortura insoportable, sobre todo para los adolescentes y jóvenes, en mayor grado si hubo sexo.

Sherry Turkle, profesora en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) especializada en relaciones sociales en entornos tecnológicos, respondió sobre qué es el ghosting en un video creado por la edición estadunidense de The Huffington Post. “Se trata de algo casi único del mundo online. Te envío un mensaje y sientes que no responder es una posibilidad. Si habláramos cara a cara, tendrías que responder algo. Nos hemos acostumbrado a deshacernos de la gente contestando simplemente nada”.

Por lo general, los que hacen “breadcrumbing” y “ghosting”, también practican el “benching” o “cushioning” que significa: a la banca o al colchón, refiere a las personas usadas como repuesto. De vez en cuando se les contacta, para en caso de que la relación que tienen no funcione, ya tienen otras opciones.

Hoy en día relacionarse parece fácil, pero en realidad da miedo, pues si el “ghost” regresa, significa que se convirtió en “zombie-e” y si volvió, es que anda de “hunting” y, en estos términos las relaciones amorosas no dan mariposas en el estómago, sino que provocan dolor y terror.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2