×
Xavier Díez de Urdanivia
Xavier Díez de Urdanivia
ver +
Xavier Díez de Urdanivia es abogado (por la Escuela Libre de Derecho) Maestro en Administración Pública (por la Universidad Iberoamericana) y Doctor en Derecho (por la Universidad Complutense, Madrid). Ha ejercido diversas funciones públicas, entre las que destacan la de Magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Coahuila, del que fue Presidente entre 1996 y 1999, y Abogado General de Pemex. Ha publicado varios libros y muy diversos artículos en las materias que constituyen su línea de investigación, e impartido conferencias, seminarios y cursos sobre las mismas. Actualmente es profesor de tiempo completo en la Facultad de Jurisprudencia de la Universidad Autónoma de Coahuila, donde imparte cátedra e investiga en materia de Derecho Constitucional, Teoría y Filosofía del Derecho y Teoría Política. También es colaborador de la página editorial de Zócalo y de Cuatro Columnas (de la Ciudad de Puebla), y lo ha sido del Sol del Norte y El Diario de Coahuila, así como de los noticieros del Canal 7 de televisión de Saltillo, Coah.

" Comentar Imprimir
02 Septiembre 2018 04:00:00
Globalización y política (2)
La política es y será siempre un comportamiento encaminado a sumar adeptos, o dicho de otra manera, a mover voluntades en asuntos concernientes a las cuestiones que interesan a una comunidad determinada.

Esa intención no siempre es fructífera, porque habrá ocasiones en que la voluntad promotora sea incapaz de llagar al resultado que pretendía, es decir, mover suficientes voluntades en favor de su causa.

Si consigue hacerlo, y para ello se vale de símbolos generalizados, como lo refiere Niklas Luhmann, se estará en presencia del poder político.

En el escenario global, caracterizado por una expansión sin precedentes del sistema social hasta alcanzar una extensión que comprende al territorio que comprende al mundo entero, y aun lo excede por la creación del ciberespacio, el ámbito de lo político, y el poder implícito en él, también han cambiado.

En ese contexto, el Estado ha visto disminuidas sus capacidades y la “soberanía”, definida por Bodino como el poder “irresistible hacia el interior e independiente hacia el exterior”, ya no es tal.

En cambio, ha surgido un fenómeno que se distingue por la existencia de grandes corporaciones, conglomerados y fundaciones que compiten por la primacía en la capacidad de ordenar las conductas de los seres de todo el orbe en vista de sus intereses.

El poder se ha desplazado a un territorio, además, en el que la estructura jurídica es inexistente, porque no hay normas en rigor globales, y el entramado del derecho internacional ha sido construido por los mismos estados, cuyas potencias han sido rebasadas.

El primer instrumento de que se han valido los nuevos actores en la escena política global es, precisamente, valerse de todos los instrumentos a su alcance para convertirse en un vehículo de penetración cultural importante y en un factor fundamental de influencia ahí donde se asentó.

La revolución de la tecnología de la información, factor determinante en esta era, no solo ha dado lugar a una nueva economía, sino que ha transformado completamente las relaciones tradicionales de poder: se ha convertido el funcionamiento en red en una forma fundamental de organización en todos los ámbitos de la sociedad.

Las nuevas redes globales de información y riqueza han desplazado paulatinamente al estado, y ocupado su lugar con mucha mayor presencia, en toda actividad relacionada con la generación de conocimiento, producción económica, de comunicación y también poder militar y político.

Han desarrollado capacidades suficientes para hacer que la población del mundo se convenza de la conveniencia, o incluso el deber, de hacer algo o abstenerse de hacerlo, a través de la propaganda política, que puede conseguir mover así las voluntades de grandes masas en el mundo, influyendo sus preferencias y hasta imbuyendo valores, de modo que, quien es guiado, cree firmemente que es él, o ella, quien decide.

Como bien dice Arnoletto: “La disponibilidad actual de poderosos medios de comunicación social ha ampliado muchísimo las posibilidades de la persuasión, que es en definitiva el objetivo de la propaganda” (Arnoletto, E.J.: Glosario de Conceptos Políticos Usuales, Ed. EUMEDNET 2007, texto completo en HYPERLINK “http://www.eumed.net/dices/listado.php?dic=3” http://www.eumed.net/dices/listado.php?dic=3).

Es evidente que esos medios están al alcance y bajo el control de núcleos que irradian su influencia con un alcance global.

¿Serán con ello y por ello capaces de hacer posible “concebir un mundo dominado por una tiranía invisible que utilice las formas del gobierno democrático”, según propone el profesor Kenneth Boulding, de la Universidad de Michigan, citado por Vance Packard en uno de los epígrafes de su libro “The Hidden Persuaders”?

La respuesta la tendrá el tiempo, pero entretanto, ese es el revuelto contexto en que se desenvolverán la administración y el gobierno encabezados por Andrés Manuel López Obrador y, con ellos, todo México.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2