×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
02 Junio 2015 03:00:32
Gobierno asustado, doblado y burlado
De nada sirvió que el gobierno de Enrique Peña Nieto se doblara ante la CNTE y le metiera freno a su reforma educativa, al suspender “indefinidamente” la evaluación docente porque, en una clara burla y desaire a la “buena voluntad” de la Federación, la CNTE tomó las calles del Distrito Federal y, a seis días de los comicios federales y locales del próximo domingo, mantiene su boicot a las elecciones que inició ayer con el robo, saqueo y quema de papelería e instalaciones electorales en Oaxaca. Detrás de la operación para entregarle a la Coordinadora el instrumento estrella de la nueva política educativa federal, aparece nuevamente la mano del subsecretario de Gobernación, Luis Miranda, quien el viernes operó desde Los Pinos el anuncio unilateral donde ni siquiera la SEP, y mucho menos el Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE), responsable de la prueba, fueron tomados en cuenta, dejando anulado al secretario Emilio Chuayffet ante la decisión política tomada entre Los Pinos y Gobernación.

La polémica decisión mereció ayer un rechazo social casi unánime y fuertes reclamos del INEE que acusó a la SEP y al Gobierno de la República de invadir sus facultades y vulnerar su autonomía constitucional; mientras la crecida y ensoberbecida CNTE no llegó al DF, marchó por Reforma y se plantó en las inmediaciones del Monumento a la Revolución. Y además se dio el lujo de salir de la Segob, donde apenas dialogó 15 minutos con el subsecretario Miranda, a decir que “no tenemos respuesta a nuestro pliego petitorio” por lo que seguirán su movilización y boicot a las elecciones en varios estados de la República. Ayer por lo pronto, en Oaxaca, donde hay otro gobierno –el de Gabino Cué– asustado, doblado y burlado, los maestros de la CNTE robaron y quemaron papelería electoral y vandalizaron oficinas del Instituto Estatal Electoral y del INE. Parece que el gobierno de Peña Nieto, con la torpe ayuda de su gran amigo Luis Miranda, crearon un monstruo al que ahora no le bastan “sacrificios” como el de la Evaluación Docente. Ya se comió a un asustado Gobierno federal y ahora quiere comerse el futuro educativo del país.

NOTAS INDISCRETAS… Apenas el viernes el GDF aseguró que la casa de Río de Janeiro 46, en la colonia Roma, sí fue propiedad de la Administración capitalina y que la cancelación del contrato de compra-venta y su desincorporación del patrimonio de la ciudad será investigada por la Contraloría del DF, cuando desde París llegaron noticias del ilustre inquilino de esa propiedad: Marcelo Ebrard. Resulta que el exjefe de Gobierno no sólo no regresa a México, como él había afirmado, sino que ahora ya llegaron también a la Ciudad Luz su exesposa, Francesca Ramos, y sus tres hijos, quienes viajaron en días pasados desde la Ciudad de México para reunirse con él en Francia. El traslado de la familia Ebrard a París ocurrió justo días antes de que el Gobierno capitalino echara por tierra sus argumentos para justificar la venta de la casa de la Roma que él rentaba antes de irse del país a una inmobiliaria de la que era socio su hermano Enrique. Según el oficial mayor capitalino, Jorge Silva Morales, la casa sí fue comprada y pagada en un 94% por el GDF a Jorge Saldaña, por lo que la transacción fue legal y el inmueble sí fue patrimonio de la ciudad por más de 25 años, hasta que en 2011, durante el gobierno de Ebrard, le fue regresada al propietario original y este rápidamente la vendió a la inmobiliaria del hermano de Marcelo, que después se la rentó cómodamente al exjefe de Gobierno. ¿Así o más clara la transacción que ahora será investigada por la Contraloría de la ciudad? No se sabe si el viaje de Francesca y de los hijos de Marcelo sólo es de paseo o si planean quedarse por una temporada más larga en París. Tal vez, previendo que también al GDF le dé por investigar esa otra casa es que la familia puso tierra de por medio… Se baten los dados. Escalera para el martes.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add