×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
12 Agosto 2017 04:00:00
Golpes bajos
¡Lo que nos faltaba! Como si fuera poco con lo que tenemos que aguantar en el día a día, presiones por todos lados, incertidumbre, un dólar en apariencia estable esperando poder subirse al ring de la economía internacional para “golpear” a nuestro ya de por sí devaluado peso, estrés por tantos signos de violencia en el país. Sin dejar a un lado los casos de corrupción descubiertos, la desconfianza en partidos políticos y ni para qué seguirle.

El caso es que dos ídolos de la afición están siendo señalados por supuesto lavado de dinero o nexos con narcotraficantes. Por un lado el futbolista Rafa Márquez y por el otro el cantante Julión Alvarez.
¿Verdad? ¿Inventos? ¿Distractores? No lo sé. Para exhibir de esa manera a cualquier persona y confiscarle sus bienes, lo menos que se puede esperar es que haya habido una investigación seria y responsable por parte de un gobierno acusador.

Hablar de tener nexos con el crimen organizado no es cualquier cosa. Es un tema bastante delicado. De sobra sabemos que “corre” mucho dinero proveniente de la distribución y venta de drogas y de negocios criminales que atentan contra la salud, la dignidad y el derecho humano.

Sin embargo ahí están, de cierta manera protegidos porque nadie se explica que existan sin la debida protección de autoridades. Eso se llama corrupción en cualquier parte del mundo.

No se trata de justificar ni defender a nadie; llama la atención que por esas casualidades que se dan, siempre una parte sea la que tenga que lidiar con las acusaciones o señalamientos a nuestra gente, a veces famosa o quizás no tanto. Y en esa parte vergonzosa se involucre a nuestro país.

Sabemos que existen las complicidades, la ambición, el derroche, la corrupción, la impunidad. Sin embargo, eso no quiere decir que no haya gente buena en nuestro México. Gente trabajadora en diferentes niveles, que se parte el alma para salir adelante honestamente.

Aunque los tiempos han cambiado y mucho; más que los tiempos –que siguen siendo nuestros porque aquí estamos- son las personas, cuyos valores se han modificado.

Parecería que para algunos mucho importa el ganar dinero fácil, la ostentación, relacionarse con ciertos personajes aunque ni siquiera se esté seguro de quiénes son o a qué se dedican.

Por una parte tenemos a las figuras públicas. Ellos van a donde los contraten y en la mayoría de las ocasiones –por no decir que siempre- no son ellos quienes hacen los tratos para alguna presentación, sino las personas que los representan.

De un tiempo a la fecha proliferan los negocios cuyo capital se ignora y tampoco se investiga. Lo importante para algunos gobiernos y funcionarios es que haya “fuentes de empleo”, y las hay……aunque el origen de cierta clase de negocios sea de dudosa procedencia. ¿Por qué no decirlo? Funcionarios son utilizados para el famoso corte de listón inaugural, donde aparecen al lado de los propietarios que tiempo después resultan que no eran unos empresarios honestos.

No todo lo que brilla es oro, y es muy cierto. Nos dejamos llevar por las apariencias.

Casas hermosas, ranchos, dinero, abren las puertas a lugares antes considerados para la gente de bien. Colegios, clubes sociales, lugares públicos son frecuentados por personas que nada se sabe de su origen.

Hoy es una mezcla de todo. En no pocas ocasiones no se sabe ni quién es el vecino ni a qué se dedica. Quienes son los compañeros de nuestros niños, ya sea en un centro educativo o social.

En reuniones de damas en alguna ocasión ha surgido la pregunta ¿Quién es esa señora? Por respuesta se obtiene un “no sé”. Cuando un problema surge es ahí cuando la verdad sale a la luz, Son los riesgos a que se están enfrentando hoy en día las sociedades.

El tomarse una fotografía con alguien no significa que sea su “amigo; con más razón si son figuras públicas. Sin embargo hacer negocios con alguien eso ya es diferente.

En unos días se renegociará el TLC ¿Qué se espera para nuestro país? ¿En realidad los mexicanos conoceremos los acuerdos que se tomen? ¿Qué beneficios habrá para México? Confiemos en que nuestro gobierno sepa defendernos de los “golpes bajos” que pretenda lanzar quien se considere el dueño de todo y de todos.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



  • 0
5 6 7 8 9 0 1 2