×
Alma Carolina Viggiano
Alma Carolina Viggiano
ver +
La legisladora es originaria de Tepehuacan de Guerrero, Hidalgo, es abogada por la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y tiene especialidades en las materias civil, procesal civil y mercantil en la Ciudad de México, así como diversos diplomados en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo y en el Centro de Investigaciones y Docencia Económica (CIDE). Ha sido secretaria general del PRI en Hidalgo y coordinadora estatal de campaña de Miguel Ángel Osorio. Anteriormente ha sido diputada local por el Distrito XV y diputada federal por el 01. Fue la primera mujer en prsidir el Tribunal Superior de Justicia de Hidalgo; fue integrante fundadora del Consejo de la Judicatura del Poder Judicial. Fue coordinadora estatal de la Comisión Interinstitucional para el Nuevo Sistema de Justicia Penal en Hidalgo; secretaria de Planeación y Desarrollo Regional y secretaria de Desarrollo Social en la misma entidad. Escribir a: [email protected]

" Comentar Imprimir
11 Julio 2016 04:09:03
Guarderías y educación inicial
En nuestro país hay más de 19 millones de mujeres económicamente activas y 29% del total de los hogares es dirigido por una mujer, esto significa que más de 9 millones de hogares tienen jefatura femenina. Además, existen 10.5 millones de niños y niñas que tienen entre 0 y 4 años; 75% de las madres de estos niños y niñas no cuenta con seguridad social y sólo 34% de ellas se encuentra trabajando, es decir, más de la mitad realiza trabajos no remunerados en su hogar y se dedica de forma exclusiva al cuidado y atención de sus hijos.

Estos datos demuestran la pertinencia de que en 1973 el Congreso de la Unión haya aprobado incluir en la Ley del Seguro Social la prestación de servicios de guarderías para madres trabajadoras y padres viudos o divorciados, con lo que se pretendió apoyarlos para continuar en sus empleos y reducir el gasto en el cuidado de sus hijos; fue así como el Instituto Mexicano del Seguro Social comenzó a proveer este servicio.

Durante 25 años la expansión de guarderías fue lenta, por tal motivo, muchas madres no lograron insertarse en el mercado laboral, aunado a la informalidad en el empleo, los salarios bajos, el exceso de horas laborales, entre otros factores. Además, un buen número de las guarderías del país atiende a los hijos de las trabajadoras afiliadas al IMSS, por lo que no alcanzan para dar abasto a todas las derechohabientes.

Fue hasta el año 2000 cuando se asumió un mayor compromiso por expandir este servicio, logrando establecer hasta la fecha más de mil 500 guarderías, sin embargo, el aumento en la demanda de este servicio y el incremento de la participación laboral de las mujeres generó que a la fecha existan alrededor de 150 mil bebés y menores de 4 años que están en lista de espera para tener lugar en una de las guarderías del IMSS y subrogadas.

El Instituto Mexicano del Seguro Social no es la única institución que brinda servicios de cuidado y atención a los menores de edad, la Secretaría de Desarrollo Social y el Consejo Nacional de Fomento Educativo, ambos del Gobierno de la República, cuentan con un programa de Estancias Infantiles para Madres Trabajadores y un programa de Educación Inicial, respectivamente, que brindan cuidados y educación a la primera infancia. Sin embargo, el servicio que brinda el Conafe no es de guardería, pues en él participan las madres, padres o cuidadores para aprender mejores prácticas de crianza.

De acuerdo con estimaciones, sólo uno de cada cuatro niñas y niños menores de 4 años son atendidos por estos servicios. En los primeros tres años de todo ser humano, el cerebro se desarrolla a gran velocidad y se adquieren muchas de las habilidades que determinan nuestra forma de ser en el futuro. No obstante, los adultos no hemos entendido lo significativa que es esta etapa.

Con la educación inicial se puede garantizar el óptimo desarrollo de los niños y las niñas. En México, los efectos positivos de la existencia de guarderías y estancias infantiles se han reflejado tanto en los menores de edad, como en las madres. En el caso de los primeros, han desarrollado sus habilidades de comunicación, han mejorado su comportamiento y su nutrición. En cambio, a las mamás les ha permitido tener más tiempo para buscar más oportunidades de empleo y obtener mayores ingresos.

Por ello, hace falta crear un modelo de atención integral que por una parte coordine las acciones de las diferentes instituciones que brindan este servicio para lograr una mayor cobertura bajo un esquema de atención que privilegie los derechos de las madres, trabajadoras o no, y sobre todo asegure los derechos de la primera infancia.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add