×
Cristina Orozco
Cristina Orozco
ver +

" Comentar Imprimir
28 Enero 2017 04:07:00
Guinness para los vivos más odiosos del mundo
Concluye enero, se fueron las primeras semanas del año tratando de agarrar rumbo después de comprender que son verdad las amenazas contra México a juicio de las nuevas políticas económicas, sociales, culturales y xenofóbicas lanzadas por el presidente Trump durante su campaña y como candidato electo. Hoy el neófito agarró de blanco de sus ataques a nuestro país. México es vertedero de sus mezquindades, reflejo de sus problemas psicológicos, con lo que se está ganando el prestigio y el Guinness al hombre vivo más odioso y necio del mundo.

Esta semana es la última de enero en la que caigo en mutismo; se me desazonan hasta los tuétanos de la existencia y simplemente no hay gana pa naaa… La fecha de desazón está sobre mí y los políticos con sus cosas no se miden en sus declaraciones, como Rubén Moreira, ni en acciones, como las referentes a migración y al muro de Trump. Autoritarios y centralistas de hueso colorado, podrían ser hebras de la misma madeja, pero uno es mexicano. Lean esta perla del 24 de enero publicada en el periódico Vanguardia:

“El Gobernador de Coahuila señaló que se han publicado ‘notas totalmente irresponsables, y es por ello que se han perdido ‘dos o tres’ inversiones en el Estado’ (por su culpa, reporteros)”. Aseguró que alrededor de Coahuila está el crimen organizado. Consideró que el riesgo es menor de que regrese si se continúa manteniendo firme y actuando. Porque en el momento en que uno (¿quién es uno, él, el PRI o Riquelme?) deje, al otro día tienen a todo ese tipo de sabandijas de Los Zetas, de malandros, que los asolaban y “los traían a ustedes a raya”.

Pero ¿qué es esto de las políticas centralistas? Mi voz no sale. Dejo este fragmento cuyo autor es una voz realmente elocuente cuya vigencia perdura, revivo y extraño entrañablemente. En momentos vacíos como los que hoy sentimos, aquellos quienes convivimos con él, que lo quisimos, sus amigos, sus compadres y lectores lo han de echar de menos también. Los dejo con mi papá.

Del libro de Roberto Orozco Melo: Uno es lo Suyo, ¿Qué es Centralismo?:

“Centralismo es, hoy y siempre, la designación de nuestros gobernantes por la voluntad autocrítica del presidente en turno. Centralismo ha sido, en el caso de Coahuila, que el Presidente de la República –cuya gestión agoniza cuando el PRI debe designar quién será su candidato para gobernador del estado– autoritariamente elija a uno de sus amigos personales, con lo que amuela a la entidad y amuela a su cuate, ya que va a resultar una incógnita el trato que ambos recibirán del nuevo presidente que será electo un año después.

“Otra forma de centralismo es el sistema fiscal mexicano, por el cual el gobierno de la república se queda con la mayor parte de los ingresos públicos y entrega prácticamente migajas a las entidades federativas y los municipios. En 1916, al pugnar por un buen respeto del ingreso fiscal, el general Heriberto Jara decía, en su carácter de diputado constituyente: ‘Que ya no sea más el gobierno federal el padre consentidor que entrega su domingo a los estados y a los municipios, según se hayan portado en la semana’.

“Centralismo es que la vida de las entidades federativas se supedite a las decisiones del gobierno federal; que la agricultura en las regiones dependa de las decisiones de un burócrata capitalino; que la promoción turística se haga sólo en los sitios predilectos del secretario de Turismo en turno; que la obra pública, cuando extrañamente la hay, se sujete a normas, condiciones y trámites burocráticos de una dependencia federal; que las leyes en los estados, supuestamente libres y soberanos, sean copias extralógicas de la legislación federal, casi siempre ajena a las necesidades locales; centralismo es que los partidos políticos, no solo el PRI, escojan a sus candidatos a cargos de representación popular en función de los intereses nacionales de la organización política y no en atención a las demandas de los ciudadanos en cada estado de la República.

“Centralismo es que desde la capital de la República se dicten las opiniones, pareceres, críticas, etcétera, de la vida pública. Que en el gobierno nacional solo se escuche la voz de los columnistas, periodistas e intelectuales del Distrito Federal y a los de la provincia se nos considere como incapaces.

“Necesitamos conocer nuestra historia y profundizar en las circunstancias que han prevalecido a través del tiempo, los daños que el centralismo nos ha causado y los cambios que haya necesidad de forzar para que no se repitan. Y no con otra revolución, sino mediante la acción política y el voto responsable”.

Este texto fue escrito la primavera de 1997. Lo comparto en el marco de una crisis diplomática que enfrentamos los mexicanos; en tiempos de un proceso electoral en Coahuila y en el marco de los latrocinios que hemos padecido los mexicanos de gobernadores voraces, uno prófugo de la justicia, Duarte de Veracruz; Medina de Nuevo León, de raíces coahuilenses, quién entró y salió del penal en menos de 24 horas como lo hizo alguna vez Javier Villarreal Hernández, en Coahuila.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2