×
Querida Abby
Querida Abby
ver +
Jeanne Phillips escribe “Querida Abby”, la columna de consejos más leída en el mundo. Ella es la hija de Pauline Esther Friedman Phillips, quien fundó “Querida Abby” en 1956. En la columna de Diciembre de 2000, la señora Phillips presentoó a Jeanne como co-creadora de Querida Abby. Ambas empezaron a compartir el nombre Abigail Van Buren y las dos fueron fotografiadas en la columna. Jeanne asumió oficialmente el mando de Querida Abby en Agosto de 2002, cuando la familia Phillips anunció que Pauline había sido diagnosticada con la enfermedad de Alzheimer. Jeanne continuó escribiendo bajo el seudónimo de “Abigail Van Buren”. “Querida Abby” es publicada en más de mil 400 periódicos en los Estado Unidos con una combinada circulación de 110 millones. En (el sitio en internet de Querida Abby) la columna reporta entre 5 mil a 10 mil cartas por semana, buscando consejos acerca de una gran variedad de situaciones personales. Jeanne ha aparecido en varios programas de televisión, incluyendo CNN con Larry King en vivo. Muchas prestigiosas organizaciones nacionales la han reconocido por su trabajo y esfuerzo en educar a sus lectores de diferentes temas relacionados con salud, seguridad, y la aceptación de diversidad de culturas.

" Comentar Imprimir
02 Diciembre 2011 05:00:33
Hablando de sexting
QUERIDA ABBY: Leí su consejo para “Fastidiándome en Grants Pass, Oregon”, cuyo padre estaba leyendo los mensajes de su celular. Usted llamó a su supervisión “mano dura” y le sugirió que lo discutiera con él. Aunque aplaudo su sugerencia de tener una charla con su padre, por favor reconsidere la caracterización que él es de mano dura.

Como padre de familia y director asistente de una preparatoria, he visto demasiado los peligros del “sexting” y otras comunicaciones ilícitas. Los teléfonos inteligentes de hoy nos dicen todo tipo de cosas que nosotros como padres necesitamos saber. Cuentan con conexiones a las redes sociales y aplicaciones que permiten a los adolescentes enviar a ciegas sus números de celular a usuarios anónimos y tener conversaciones.

El mundo ha cambiado con esta tecnología y la atención que prestamos como padres debe cambiar con ello. Insto encarecidamente a los padres de mi escuela que chequen los celulares y las computadoras de sus hijos con regularidad. Les sugiero a los padres que empiecen a hacerlo cuando sus hijos son jóvenes y les expliquen que es parte de su trabajo como padre.

QUERIDO DAVE: Gracias por escribir y recordarme que “los niños” de hoy enfrentan muchos desafíos que nunca habían sido un problema para ellos en las generaciones pasadas.

Siga leyendo:

QUERIDA ABBY: EL NÚMERO DE ADOLESCENTES Y NIÑOS que participan en el sexting inapropiado y mensajes de texto es impactante. Estos comportamientos pueden ser la evidencia de la explotación sexual, acoso, intimidación y violencia en el noviazgo. Los resultados de este comportamiento adolescente puede ser devastador y tiene consecuencias de por vida.

Los jóvenes a veces tienen miedo de ir con los padres u otros adultos responsables para buscar ayuda cuando la necesitan, a menudo los jóvenes ni siquiera saben que están en problemas o se están exponiendo a un peligro por su comportamiento. ¿Cuánto tiempo cree usted que se necesita para que un “sext” entre una chica y su novio llegue a un sitio web de pornografía infantil? Un teléfono celular es una computadora y los padres son responsables de garantizar la seguridad de sus hijos y protegerlos de los depredadores y otros que podrían dañarlos.

Si “Fastidiándome” no se está involucrada en un comportamiento inapropiado, no debe avergonzarse si sus padres leen sus mensajes de texto. PATRICIA DAILEY LEWIS, FISCAL GENERAL ADJUNTO, DEPARTAMENTO DE JUSTICIA DE DELAWARE.

QUERIDA ABBY: COMO UNA OFICIAL DE PREVENCIÓN DEL DELITO, regularmente animo a los padres para que chequen el teléfono celular de sus hijos por intimidación y sexting, la mayoría de lo cual un hijo no va a compartir con sus padres, especialmente si el joven es el que está utilizando el teléfono para intimidar a otros, sin duda no compartirá sus fotos con sus padres.

La mayoría de los jóvenes no saben que las leyes estatales no han cambiado y los jóvenes que envían imágenes pornográficas de sí mismos a los demás pueden ser acusados de distribuir pornografía infantil y tal vez tengan que registrarse como un depredador sexual por el resto de sus vidas. Felicitaciones para el padre de “Fastidiándome” por proteger a su hija no sólo de sí misma, sino por asegurarse que no está lastimando a otros. EN CAROLINA DEL NORTE
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2