×
Tomás Mojarro
Tomás Mojarro
ver +

" Comentar Imprimir
03 Septiembre 2016 04:00:29
Hablé ayer al asaltante
Y hoy hablo al joven hampón. Si la vida, le digo, lo ha manejado con la punta del pie. Si su mamacita soltera descargó en usted, a lo largo de una niñez grifa de penalidades, toda la frustración que cargaba sobre los lomos desde que el compañero más o menos ocasional la abandonó preñada. Si creció usted podrido en odios, rencores y sed de desquite.

Quizá tuvo padre, pero mejor no haberlo tenido. Valido del alcohol y la droga todo fue erguirse usted en dos pies y él comenzar maltratándolo a modo de desahogo contra esa vida arrastrada que el redrojo de hombre jalaba a remolque, vida de vicioso vencido por la adversidad.

O quizá la mala estrella que se ha cebado en usted lo dejó huérfano desde que apenas guarda memoria, allá como entre sueños, de que su madre fue no más que aquellas dos manos que se tendían hacia su orfandad y una remota palabra de amor que usted nunca logró descifrar.

La vida lo maltrató a golpes como la propia madrastra que lo vejó en forma sañuda desde que alcanza recuerdos. Así habrá llegado a los 20, 25 años, sin conocer más tratos que los malos tratos de esa madre postiza que le agrió la niñez.

¿En el barrio tuvo que imponerse a riñones? ¿Llegó a cabecilla de pandilleros? ¿Dictó leyes a puñetazos? ¿Amo ya del arrabal impuso la ley del más rudo a la hora del saqueo y la repartición del botín? ¿En la violación fue el primero que rasgaba el espanto de la joven copada en el terreno baldío?

¿Probó el robo y le halló gusto al dinero fácil? ¿En pandilla ha logrado sobrevivir (chaco, filero, navaja de muelle) desvalijando noctámbulos desbalagados al amor de la piquera y la pantaleta? ¿Sueña con ese asalto de gente grande al banco de aquí a la vuelta? ¿Anda en esas?

Quizá (exceso de droga barata, de vecindad) ha sido internado en el sanatorio general. Electrochoques y celdas de alta seguridad. ¿Supo de apandos y acaba de salir libre? ¿Anda todavía encandilado, destanteo y dolorones de cabeza?

¿Egresado del reformatorio? ¿Supo de castigos corporales? ¿Conoció las vejaciones del interno que en usted probó el predominio de la fuerza bruta? ¿De la violación? ¿Se impuso a los abusivos? ¿Sabor del triunfo en ajena sangre, con el derrotado a sus pies?

O viene de la provincia, prófugo tras dar muerte al rival en amores, y lleva ya varios velorios en la conciencia porque ya probó sangre, y difícil es el primero, porque los demás...

Quizá acaba de abandonar el reclusorio, donde al delito que lo enjauló añadió los que se aprenden de rejas adentro, y ya es perito en las artes del crimen, el delito, la degradación moral...

Porque su vida ha sido su propia madrastra andará usted con la rabia en la sangre y la espuma en la boca, buscando el desquite. Siendo así, albricias: enrólese en el cártel de la droga de su barrio bravo. Yerba, polvo, pastillas. ¿Que otros rumbos reclama su vocación? Secuestrador. Ya con el rescate en la mano, a finiquitar el asunto tirándolo al Gran Canal, y el que sigue.

¿En brama por abarcar todas las áreas del hampa, mínimo el riesgo y el provecho máximo como para atascarse de bienes raíces en EU? ¡Político entonces, y la impunidad! ¿Que esa rama del hampa le produce náuseas? Narco, pues, o policía; son todos del mismo oficio, vea a estos.

(Qué país).
Imprimir
COMENTARIOS



top-add