×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
03 Mayo 2018 04:07:00
Hablemos de sexo
Hoy no vamos a hablar de política, vamos a hablar de sexo. Podríamos empezar hablando de la fornicada que le puso anoche el América a mis Pumas, pero en lugar de eso quisiera que vieras la importancia del sexo en un momento como el que está viviendo México. En las páginas de este periódicos, en la televisión, en el radio y, sobre todo, en los muros de Facebook y los timeline de Twitter vemos discordia. Todo el día, todo el tiempo, los mexicanos nos estamos peleando porque tu candidato es un vejete, porque el tuyo es un corrupto, porque el de ella es igual de transa que los otros dos, porque aquel ya no cree en la democracia, ni en los Reyes Magos. ¿Sabes cómo se quita ese mal humor? Con sexo. Y como a esta columna le importa mucho la salud de la República, te presento tres de las más sensuales, placenteras y efectivas posiciones sexuales. Así que apúrate a leer esto y avísale a tu pareja que esta noche se va a poner más intensa que el debate presidencial.

POSICIÓN AMLOVE: Como su nombre lo dice, esta posición es puro amor. No cualquiera puede hacerla, pues se requiere realmente tener control del cuerpo y de las emociones. ¿De qué se trata? De jugar a ser quien no eres. Si tú o tu pareja son de los que se encueran, se clavan, se vienen y se van, lo que tienen que hacer es exactamente lo contrario. Para que la posición AMLOVE funcione, en lugar de echarle pleito a tu marido, recíbelo a besos. No le reclames nada a tu esposa, mejor llénala de promesas. Si lo que tu pareja dice, te provoca a explotar como bóiler viejo, respira, respira, sonríe y dile: “soy peje, pero no lagarto, mi vida”. Inténtalo hoy en la noche: todo lo que tu naturaleza te diga que hagas, haz lo contrario.

POSICIÓN ANAYISTA: Para entender esta posición, debes partir de un principio básico del placer: si tú no disfrutas, tu pareja tampoco. Entonces, el anayismo promueve: primero yo, después yo y al último yo. ¿Suena egoísta y egocéntrico? Sí, lo es, lo cual no significa que sea malo, siempre y cuando lo hagas con medida y de manera prudente. Demasiado anayismo hará que te metas en la cama lo mismo con izquierdistas que con priistas o hasta con el Presidente con tal de seguir poniendo tu propio placer al frente. Para acompañar debidamente la práctica anayista se recomienda acompañarla con música, de preferencia tocada por ti.

POSICIÓN BRONCA: De lo que se trata es de despertar la pasión. ¿Cómo? ¡Cómo sea! Estudios científicos han comprobado que el cerebro presta más atención a lo raro que a lo cierto, por lo cual, el estilo bronco para tener sexo implica causarle asombro constante a tu pareja. Y aquí te va un tip: la mejor manera de sorprender a tu pos-ya-qué es provocarle sobresaltos al momento mismo de estar poniéndole Jorge al niño. Cuando el colchón esté en lo más alto del rechinido, chuic, chuic, chuic, chuic, en ese momento dile: “Estoy pensando seriamente en que pintemos la casa de color mostaza”. El impacto es tan grande por lo absurdo de la idea, que el cerebro de tu pareja tendrá un golpe de endorfinas lo que derivará en un orgasmo brutal. Claro, debes de tener mucho cuidado, especialmente cuando practicas sexo oral, pues ese sería el peor momento para decir: o “deberían mocharle la mano a los corruptos”.

POSICIÓN MID: Más que una posición, es una técnica que se aplica cuando aquello nomás no levanta. Consiste en que, en lugar de tener sexo, te vas con tu mujer al súper, compran verduras y se preparan una rica ensalada. ¡Provecho!

¡Nos vemos el martes!
Imprimir
COMENTARIOS



3 4 5 6 7 8 9 0