×
Salvador García Soto
Salvador García Soto
ver +
Salvador García Soto es periodista. Nació en Guadalajara Jalisco, donde cursó la licenciatura en Ciencias y Técnicas de la Comunicación en la Universidad del Valle de Atemajac. En Guadalajara colaboró en varios medios locales y en oficinas de los gobiernos estatal y federal. Fue reportero de la fuente política en El Heraldo de México y en el diario La Crónica de Hoy. Desde 1998 escribe la columna política Serpientes y Escaleras que se ha publicado en los periódicos La Crónica, El Independiente y actualmente en el Universal Gráfico. Fue director general de Crónica y ha colaborado en revistas como Vértigo y Cambio. Durante dos años fue conductor del programa Cambio y Poder que se transmite por Cadena Raza y desde noviembre 2003 colabora en W Radio como comentarista del noticiario Hoy por Hoy tercera emisión y en el programa El Weso.

" Comentar Imprimir
05 Junio 2018 04:00:00
Hacienda, ¿sigue neoliberal con AMLO?
Los neoliberales y tecnócratas más ortodoxos de México ya dan por hecho el triunfo de Andrés Manuel López Obrador. Y en su lógica, que es la de los mercados internacionales, ya comienzan a proponer, a sugerir y deslizar los nombres de quién podría ser invitado por el candidato de Morena para ocupar la Secretaría de Hacienda, bajo la premisa también ortodoxa de que “tiene que ser alguien que mande una señal de estabilidad, certidumbre y confianza a los mercados y a los inversionistas”; y por tanto, ese “alguien” sólo puede pertenecer al mismo grupo que ha diseñado, controlado y monopolizado la política económica, presupuestaria y financiera en las últimas tres décadas: la tecnocracia neoliberal.

Ese grupo de poder político-económico que llegó al poder con el PRI de Carlos Salinas de Gortari, que se enraizó con la ortodoxia de Ernesto Zedillo, que supo hábilmente transitar la alternancia democracia con el PAN de Vicente Fox y de Felipe Calderón y que siguió controlando la política económica y la Hacienda Pública con Enrique Peña Nieto, hoy se apresta a subirse también al “arca” lopezobradorista.

Para hacerlo, vende un discurso si no de miedo, sí de incertidumbre: que cualquier otro economista que no pertenezca a la selecta casta tecnócrata, con carrera hacendaria, que no sea conocido por ministros del mundo, que no haya pasado por organismos financieros nacionales o internacionales, pero sobre todo que tenga ideas económicas “de izquierda”, no enviará “los mensajes financieros ni los mensajes políticos correctos” a los mercados y pondría nerviosos a sus asustadizos inversionistas.

Y en la danza de nombres que ya circulan en columnas o agencias internacionales, se ven claras las manos que siguen moviendo los hilos de la ortodoxia neoliberal en México: los expresidentes Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo. Si se habla, por ejemplo, de una idea de “continuidad” en Hacienda, para no repetir el “error de diciembre” por la mala decisión de sacar a Pedro Aspe de esa secretaría, lo que se sugiere, veladamente, es que López Obrador considere mantener a José Antonio González Anaya, que para mayores señas es concuño de Salinas, amén de su cercanía con el actual candidato del PRI, José Antonio Meade.

Pero si los nombres que se barajan son los de Guillermo Ortiz Martínez, exgobernador del Banco de México y exsecretario de Hacienda, a quien ayer la agencia Bloomberg mencionaba como un posible titular de Hacienda que buscaría Andrés Manuel; o el de Santiago Levy, también excolaborador de Ortiz y exvicepresidente del BID, entonces no hay duda: la mano que se mueve es la de Zedillo.

Así la tecnocracia neoliberal se acomoda a los “nuevos tiempos” y busca retener –con el petate de “por el bien de todos, la estabilidad económica y la salud de las finanzas públicas”–, el control de la misma política económica de los últimos 30 años. No importa que esos apellidos de la ortodoxia neoliberal estén todos vinculados entre sí a la estabilidad macroeconómica, al déficit de un dígito y a la apertura y globalización de la economía mexicana. Pero también están inevitablemente asociados con la tragedia del aumento de pobreza en más de la mitad de la población; con el ensanchamiento de la brecha de desigualdad entre los más ricos y los más pobres; con los delitos de cuello blanco (Fobaproa, extranjerización de la banca y privatizaciones opacas).

Eso por no hablar de los 1,500 millones de dólares que Ortiz le inyectó a Banamex, Banorte y Bancomer en 94 por órdenes de Zedillo para que no les afectara la crisis; o del papel de Levy en el recorte de programas sociales y su subsecretaría con Serra Puche que propició la fuga de información y de dólares que desató la peor crisis del 95. En fin, mantengamos la estabilidad y la certidumbre, todo sea por el mercado.

NOTAS INDISCRETAS… Faltan 8 días para el tercer y último debate presidencial. Y ayer se definió el orden de participación de los candidatos, quién abre y quién cierra cada bloque. Pero más importante que eso, ayer se definió que a este último debate, contra lo que se había especulado, sí asiste el candidato puntero. Y, según dicen en el cuartel de Morena, López Obrador va “a tenderles la mano” a sus contrincantes ya caídos ¿Será?... El pleito entre Ricardo Monreal y el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, que se desató la semana pasada, tendrá hoy su segundo round. A pesar de la petición del PAN estatal para que Monreal “no venga más a Tamaulipas porque desestabiliza”, el zacatecano llega hoy a Victoria y dará conferencia de prensa donde reiterara que el Gobierno estatal sigue “amenazando y amedrentando a los candidatos de Morena para que renuncien”. Así que el pleito escalará y de fondo está un Tamaulipas donde el retiro del Ejército, a petición del Gobernador hace unas semanas, disparó los índices de secuestro y homicidios dolosos, al tiempo que ahora se libra una disputa política feroz entre el PAN y Morena por el control político del estado; la “Tormenta Perfecta”… En Chiapas anoche el dirigente estatal del PVEM, Eduardo Zenteno, dijo que los candidatos del Verde y comités municipales “votarán por Andrés Manuel” en la elección presidencial. Esto porque el Comité Estatal les dio libertad para votar por quien quieran por la Presidencia, pero que cuiden la elección estatal. Más claro ni el agua…Los dados mandan Serpiente doble. Caída libre.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2