×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
11 Septiembre 2017 04:00:00
Haciendo la luchita
No hay duda alguna que el presidente actual de los Estados Unidos de América, Donald Trump, también conocido como el trompudo, no solo por su forma de labios sino también por tocar tanto la trompeta y no esa de la que usted está pensando, sino de estar de hablador.

Su constante ataque a todos los migrantes ilegales de estar culpando que son ellos el motivo de la decadencia estadounidense, así como la escases laboral para sus propios ciudadanos, ha hecho que tome medidas drásticas sobre la deportación de millones de inmigrantes ilegales.

Eso como uno de los principales motivos por la cual muchísimos paisanos se están regresando a sus ciudades de origen, pero no solo por eso sino también porque existe en los Estados Unidos una escases laboral de manera generalizada así que muchos connacionales se quedaron sin chamba y los trabajos temporales alternos como el lavacoches, mesero, entre otros muy apenas les dejaba para poder subsistir allá sin dejarles margen de poder enviar dinero a sus familiares.

Tal motivo por cual los flujos de remesas que entran al país han bajado de manera drástica pintando un escenario negativo en las condiciones laborales de los migrantes, viéndose obligados a tener que regresar en su mayoría a México, porque el sueño americano se ha convertido en una pesadilla.

Aunque en nuestro país no se ha instrumentado nada para recibir a todos esos mexicanos, ellos mismos han buscados nuevas formas de ingreso en nuestro país.

Y la verdad es que nuestro gobierno federal ha fomentado en mucho a la economía informal de cualquier tipo, comenzando con la piratería de todo tipo de productos y ahora nuestro país está lleno de puros productos chinos porque resultan hasta más económicos que los norteamericanos dejando un poco más de margen de ganancia y sin pasar con la “lacrocidad” de los múltiples impuestos que se tienen que pagar incluyendo los honorarios de un contador.

Existen otros que han adquirido de alguna otra manera de iniciar un negocio pero el problema que todos ellos comparten es la misma falta de dinero para poder invertir en ello, o bien el capital de trabajo.

Partiendo desde esa motivación de tener algo propio para poder sustentar a la familia, la gente se ha diversificado en el trabajo informal de diferentes formas. Los hay de la venta de ropa al menudeo, a la ropa usada, o de puerta en puerta, este solo por mencionar uno de tantos.

Tampoco puede faltar los negocios piramidales o multinivel que en un principio se tenía mucha duda sobre si realmente era negocio o no, es decir, si realmente deja dinero, hay quienes dicen que sí, y algunas de las empresas más conocidas en este mercado son las de Avon, Mary Kay, Tupperware, entre otros, pero también los que se sumaron a la lista fueron aquellos productos dedicados al mercado de la salud desde aparatos de ejercicio como complementos alimenticios y antioxidantes, etc.

La crisis es el peor enemigo de cualquier población o inclusive de la comunidad como lo ha sucedido con la comunidad conocidos como los menonitas que han tenido que aprender hablar español para poder salir a las calles, sin perder sus vestimentas que los distinguen, es decir, con sombrero de paja, overol de mezclilla, vestidos coloridos, y sus rasgos físicos; tez blanca, güeros, ojos azules, conservando todas sus tradiciones como el tratar de abastecer sus necesidades sin necesidad de salir de su comunidad, sin embargo; la situación no está para menos obligándolos a tener que salir a las ciudades para vender sus productos principalmente los quesos.

Esto con el fin de poder pagar su manutención porque con su esquema de evitar la modernización para conservar la esencia de su religión ha tenido que hacerlo de manera discreta o mínima para poder mantener su tradición como comunidad menonita. En definitiva, la crisis no está para menos y la vida cada vez está más cara, pero cada quien le hace su luchita. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS



top-add