×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Senadora Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Primera Senadora de Mayoría Relativa en la historia de Coahuila

Nació en Monclova, Coahuila. Es Licenciada en Biología por la Universidad Autónoma de Nuevo León (1984) y actualmente es Senadora de la República representante del Estado de Coahuila en la LXII y LXIII Legislatura (2012-2018).

COMISIONES EN EL SENADO:

• Comisión Especial de Cambio Climático, (Presidenta).
• Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales, (Secretaria).
• Comisión de Recursos Hidráulicos, (Secretaria).
• Comisión de Agricultura y Ganadería, (Integrante).
• Comisión de Relaciones Exteriores Asia-Pacífico, (Integrante).
• Coordinadora de Globe México.
• Parlamento Latinoamericano de las comisiones de Medio Ambiente y Turismo.

RESPONSABILIDADES ANTERIORES

• Delegada Estatal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente PROFEPA (2008–2011)
• Diputada del H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, en la LVII Legislatura (2006–2009).
• Subdelegada de PROFEPA (2005)∫
• Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario de la Presidencia Municipal de Monclova, Coahuila (1997-1999)
• Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste de la SEMARNAT.
• Coordinadora region centro del Edo de la SEMARNAT (2003-2004)

Otras Actividades

• Miembro de la Comision Permanente del CEN del PAN (Comité Ejecutivo Nacional)
• Consejera Nacional PAN
• Vicecoordinadora Administrativa del Grupo Parlamentario del Partido Acción Nacional en el Senado de la República.
• Miembro Honorario del Colegio Mexicano de Biólogos A.C.

Ubicación en el Senado: Av. Paseo de la Reforma 135, Hemiciclo Piso 05 Oficina 32, Colonia Tabacalera . Cp. 06030, Delegación Cuauhtémoc, México D. F.
Teléfono: 53-45-30-00 Ext.: 3337, 3446
Correo Electrónico: [email protected]
Facebook: Silvia Garza Twitter: @Silvia_Garza Instagram: silvia_garzag

" Comentar Imprimir
11 Marzo 2018 04:07:00
Hay que romper el eslabón
El pasado 8 de marzo, en el marco del Día Internacional de la Mujer, tuve el enorme gusto de reunirme con mujeres coahuilenses para compartir experiencias sobre los retos que enfrentamos día a día, tanto en nuestros espacios laborales como en la vida cotidiana.

En mi conferencia hice un llamado “a romper el eslabón”, es decir, a que las mujeres comprendamos que no existen límites, que toda limitación es producto de estructuras que impiden la plena realización de nuestros derechos humanos reconocidos en la Constitución y en instrumentos internacionales. El camino no ha sido sencillo. El propio origen del Día Internacional de la Mujer es una tragedia que costó la vida a trabajadoras textiles en una fábrica de Nueva York en 1911. Un incendio que, debido a que los dueños mantenían sellado el local para evitar robos, provocó el fallecimiento de 146 mujeres.

En 1975, la Organización de las Naciones Unidas fijó el 8 de marzo como la fecha formal para esta conmemoración, y en 1977 invitó a todos los Estados a declarar este día oficialmente en sus calendarios. Desde entonces, la fecha ha servido como motivo de reflexión y acción política para evitar todo tipo de violencia y discriminación contra la mujer.

En diciembre de 1979, la Asamblea General de las Naciones Unidas adoptó la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer, misma que entró en vigor en 1981.

La Convención, de la cual México es parte, promueve la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas, y estipula que los gobiernos deben incorporar la perspectiva de género en todas sus instituciones, políticas y acciones con el fin de garantizar la igualdad de trato hacia la mujer. En septiembre de 1995, durante la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer celebrada en Beijing, China, se adoptaron la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing. La Plataforma de Acción abarca 12 ámbitos que requieren atención por parte de los gobiernos: 1) pobreza; 2) educación y capacitación; 3) salud; 4) violencia contra la mujer; 5) conflictos armados; 6) economía; 7) ejercicio del poder y adopción de decisiones; 8) mecanismos institucionales para el adelanto de la mujer; 9) derechos humanos; 10) medios de difusión; 11) medio ambiente; y 12) derechos de las niñas.

Asimismo, la igualdad y el empoderamiento de las mujeres es uno de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible adoptados en septiembre de 2015 por Naciones Unidas. De manera específica, el Objetivo 5 busca: “Lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas”, para ello establece, entre otras, las siguientes metas:

• Poner fin a todas las formas de discriminación contra todas las mujeres y las niñas en todo el mundo.

• Eliminar todas las formas de violencia contra todas las mujeres y las niñas en ámbitos públicos y privados, incluidas la trata y la explotación sexual y otros tipos de explotación.

• Velar por la participación plena y efectiva de las mujeres y la igualdad de oportunidades de liderazgo a todos los niveles de la adopción de decisiones en la vida política, económica y pública.

• Emprender reformas que otorguen a las mujeres el derecho a los recursos económicos en condiciones de igualdad, así como el acceso a la propiedad y al control de las tierras y otros bienes, los servicios financieros, la herencia y los recursos naturales. Bajo los auspicios de Naciones Unidas en unos días iniciará la 62ª sesión de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer (12 a 23 de marzo de 2018), la cual se centrará en el tema “Desafíos y oportunidades en el logro de la igualdad entre los géneros y el empoderamiento de las mujeres y las niñas rurales”. Acorde con la ONU menos de un 20% de los propietarios de las tierras son mujeres y la mayoría de ellas carece de infraestructuras, servicios y protección social para desarrollar su trabajo, el cual se ha agravado por las condiciones de cultivo cambiantes derivadas del cambio climático. A nivel nacional, la Constitución mexicana indica en su Artículo Cuarto que: “El varón y la mujer son iguales ante la ley.” Bajo este marco fueron promulgadas la Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres en 2006 y la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para el Estado de Coahuila de Zaragoza en 2016.

Sin embargo, más allá de las leyes, el trato igualitario y la no discriminación hacia las mujeres es un tema de responsabilidad colectiva, en la cual gobiernos, sociedad civil e individuos trabajemos de manera conjunta para romper el eslabón de la injusticia y la falta de equidad. Nos leemos la próxima semana. ¡Muchas gracias!

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6