×
Otto Schober
Otto Schober
ver +
Otto Schober. Profesor y Licenciado en Educación Primaria; Comentarista radifónico con cápsulas en Núcleo Radio Zócalo; Funcionario de la Secretaría de Educación Pública nivel Primarias en Piedras Negras, Coahuila, Mex.; Historiador de Piedras Negras, Coahuila, México

" Comentar Imprimir
14 Marzo 2018 04:00:00
HIDALGO VIAJA A BAJÁN
Según versión de Álvaro Canales Santos, el 16 de marzo de 1811, empezó a salir el ejército insurgente de Saltillo, caminando hacia lo desconocido. Ignacio Allende inició la marcha con sus caballos, acémilas, carruajes, arrieros, carretas, soldados, artillería, parque, religiosos y algunas mujeres. La primera jornada se rindió en la hacienda de Santa María del Rosario, que hoy pertenece a Ramos Arizpe, a 24 kilómetros al norte de Saltillo. El 17 de marzo, Hidalgo salió de Saltillo en la madrugada, acompañado de fray Gregorio de la Concepción y una escolta de 200 hombres de caballería, llegando a Santa María a las 10 de la mañana. En ese lugar se presentó a ofrecer sus servicios el señor Bernardo Gutiérrez de Lara, al que se le otorgó el grado de teniente coronel, comisionándolo para trasladarse a Washington a gestionar ayuda para la revolución.

En la hacienda se buscó aumentar la impedimenta y como el cruce del desierto iba a ser muy largo, se le agregaron 12 carretas de rastrojo, 4 de maíz y 4 atajos de mulas cargadas con barriles conteniendo agua. Para el día 18 siguieron su marcha los insurgentes a través del desierto, que se fue haciendo insoportable por el intenso calor y el polvo, en este cruce no se encontró ninguna sombra o un aguaje para mitigar la sed. Se internaron por una región de alturas y barrancas, arribando casi al oscurecer a la hacienda de Mesillas, en el municipio de Ramos Arizpe.

En aquella ocasión Mesillas era un reducto formado por una gran plaza y cercada de construcciones almenadas, con la ventaja de estar situada al pie de unos cerros de cumbres planas que servirían para los vigías de la marcha. Ese mismo día 18, después de un reparador descanso se dispuso el ejército a cubrir otra jornada, pasaron el arroyo que riega Mesillas, traspusieron una cordillera y debieron de hacer alto para tomar algún alimento y dar pienso a las bestias en la entonces hacienda de Paredón, por la tarde llegaron a la hacienda de Anahelo (Así se escribía), nombre indígena que se ha castellanizado como Anhelo.
En este lugar se alojaron los jefes en la casa grande de la hacienda, las familias bajo los techos y la tropa se tendió al aire libre, teniendo que soportar el sereno y el rocío, que los debió de refrescar del día tan caluroso.

Esa noche hubo derroche de buen humor, menudearon los chistes y las bromas, se escucharon el rasgar de las guitarras y canciones. El que más les levantaba el ánimo era don Juan Aldama, que siempre fue dicharachero y dado a las bromas y los albures.

El día 20 continuaron su marcha, el desierto era implacable en esos días, caminaron por un desfiladero formado por la Sierra de Anhelo y por unas rocas denominadas El Espinazo de Ambrosio, se hicieron algunos altos para tomar agua y alimentos pernoctando en La Joya. El 21 muy temprano empezaron a salir hacia el norte el grueso de la columna y para las 9 de la mañana se avistó el pueblecito de Baján, donde los jefes no tuvieron la precaución de enviar a su fuerza exploradora y ahí, como todos sabemos, los esperaba la prisión y la muerte.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5 6