×
Manú Dornbierer
Manú Dornbierer
ver +

" Comentar Imprimir
27 Octubre 2018 04:00:00
Honduras iba muy bien, pero …
Al gobierno de Barack Obama, “demócratra” presidente negro de USA , no le convenía que un pequeño país centroamericano, estuviera gobernado por un buen presidente de izquierda como Manuel Zelaya . Obama llegó al gobierno de la mano blanca y ¡muy sucia! de los Bush para recibir de los noruegos el premio Nobel “de la paz” por haber prometido terminar la segunda guerra de Iraq de George W Bush y que a diferencia de la de su papi en 1990 -1991, no tuvo el permiso de la ONU, aunque por sus pistolas la lanzó, en supuesta busca de falsas armas nucleares que su examigo Sadam Hussein tenía, dijo, escondidas. Nunca se encontraron.

El presidente Zelaya de Honduras se había unido a sus colegas suramericanos que combatían en ese momento con éxito al eterno imperialismo gringo. Pero si a Obama no le gustaba la perspectiva, menos aún a su secretaria de Estado, Hillary Clinton ( premio de consolación por haberla vencido en las elecciones). Así que en 2009 organizaron contra Zelaya un golpe de estado ¿acaso cayó del cielo y no de su linda CIA?

Mientras tanto, haciéndose la disimulada, Mrs. Clinton allá por el Cono Sur estaba organizando un terremoto y maremoto con sus cuates de HAARP, en vísperas de las elecciones presidenciales de las que surgiría como presidente de Chile -en vez de Michelle Bachelet- un ignorante millonario ( dueño de una de las mayores fortunas de su país, con 2700 millones de dólares en 2017, según la revista Forbes) ​que vivía en New York y era amigo de Hillary. Es hoy de nuevo presidente de Chile, Sebastián Piñera, que es mal recordado en Alemania porque se puso a cantar en su visita el estribillo de un viejo himno pro unidad del país pero que terminó asociado con los nazis y prohibido después de la II Guerra.

El presidente hondureño Zelaya tenía pensado apoyar al líder sindical independiente Carlos Reyes, y a su compañera de fórmula, Berta Cáceres Cáceres, una prestigiosa activista ambiental, que fue asesinada en marzo y se sospecha del ejército”, dijo El Guardián de Londres.

ÉXODO HONDUREÑO 2018.

Honduras nunca se repuso de ese golpe de estado gringo. Decayó hasta llegar a la actual situación desesperada que expulsa a miles de sus ciudadanos ( y de otros países vecinos) en busca de una vida más soportable. Miles de familias están siendo empujadas hacia México , camino (o no ) a USA que con Trump está lejos de ser un sueño y es en realidad una pesadilla para los propios gringos que no comparten su visión sin que al parecer puedan hacer algo para detener su hitleriana actuación. Lo que hoy sucede es producto y culpa de la explotación impuesta a Latinoamérica por multimillonarias, enormes, compañías saqueadoras de los recursos naturales de nuestros países.

Y Trump está enojadísimo porque México no detiene la “invasión “ hondureña que pretende llegar a la frontera de Estados Unidos para “cobrarle” a ese poderoso país la destrucción del endeble propio. Lógico, Mister. Pero en medio de ambos está México, que ha sido siempre un país generoso en materia de asilo pero hoy no puede serlo tan fácilmente por su propia situación caótica que le debe desde luego y en primer a los pésimos últimos gobiernos ladrones del PRIAN que vendieron el país y que ya ha sido igualmente saqueado por otros, pero con la complicidad del gobierno saliente de Peña Nieto.

Durante su campaña AMLO dijo que trataría de convencer a Trump, y que tanto México como USA deben ayudar a Centroamérica para beneficio de todos. El Peje no se hincará como el PRIAN, pero tampoco, dada la pésima situación y su calidad de verdadero hombre de Estado, puede echársele encima, Lo malo es que Trump primitivamente piensa que “Todo para los ricos” y AMLO al revés, siempre entendió que “Primero los Pobres” para que el mundo se desarrolle mejor. Esperemos que lo logre convencer.

Por desgracia, los países suramericanos con presidentes progresistas que lucharon en décadas pasadas contra el imperialismo e-ter-no y lograron avanzar en una integración de América del Sur más justa e independiente, hoy han sido de nuevo convulsionados por las malas artes septentrionales: Venezuela con Hugo Chávez y su sucesor Maduro; Bolivia con Evo Morales; Argentina con Néstor y Cristina Kirchner; Ecuador con Rafael Correa. Con el que no pudieron fue con el estupendo presidente Mujica en Uruguay.

A América Latina ya le llegó la hora de ser libre y dejar de ser explotada por sus propios políticos traidores al servicio de la superpotencia.

Y a la ONU también le llegó la hora de trabajar . No se trata de tener un gobierno mundial, pero sí una verdadera internacional gran Corte de Justicia del mundo, cada vez más enredado y pequeño.


[email protected],.com
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2