×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
08 Abril 2016 04:00:25
Honestidad y papeles
Saltillo, Coah.- El concepto más complejo de la palabra honestidad lo encontré en un diccionario en línea, el cual además de detallar las implicaciones que conlleva, me hace ver que en mi vida he conocido personas que reúnen todos los elementos que exige esta descripción, y también he tenido la desfortuna de convivir de manera muy estrecha por algunos años con otras que deshonran con su conducta todo lo relativo a dicho concepto.

Según el diccionario, la honestidad es un valor o cualidad propia de los seres humanos que tiene una estrecha relación con los principios de verdad y justicia, y con la integridad moral. Una persona honesta es aquella que procura siempre anteponer la verdad en sus pensamientos, expresiones y acciones. Así, esta
cualidad no sólo tiene que ver con la relación de un individuo con otro u otros o con el mundo, sino que también puede decirse que un sujeto es honesto consigo mismo cuando tiene un grado de autoconciencia significativo y es coherente con lo que piensa.... via Definición ABC http://www.definicionabc.com/general
/honestidad.php

Hace poco más de un año, una fuente anónima entregó al diario alemán Süddeutsche Zeitung la documentación correspondiente a los últimos 40 años de actividad de un sociedad denominada Mossack-Fonseca, un bufete panameño especializado en gestionar lo necesario para lograr la conformación de sociedades
mercantiles también llamadas offshore, es decir, compañías cuyos titulares son anónimos.

Si bien es cierto, la conformación de las offshore no siempre es ilegal o perversa y muchas multinacionales las crean para operar en otros países distintos al suyo, por considerar que el estado en el que se quiere trabajar tiene normas comerciales poco seguras o es un territorio inestable. Sin embargo, también facilitan la
ocultación de patrimonio, el blanqueo de dinero o la evasión fiscal. Además, el hecho de que los titulares no deban identificarse y que coincidan en establecerse mayormente en paraísos fiscales, nos lleva a pensar que la intención de crear estas empresas no es nada honesto.

Entre las figuras aparecen varios políticos y empresarios mexicanos, los más significativos son: el contratista del Gobierno mexicano Juan Armando Hinojosa, dueño de la empresa Higa, vendedora de la “casa blanca” a la señora Angélica Rivera, esposa del presidente Enrique Peña; el exdirector de Petróleos Mexicanos,
Emilio Lozoya, y un socio del narcotraficante Joaquín Guzmán; de igual forma aparecen el presidente de TV Azteca, Ricardo Salinas Pliego, y un ejecutivo de Televisa, Alfonso de Angoitia, y para colmo, entre los posibles usuarios aparece el señor Óscar Fernando Trujano, empleado del Servicio de Administración
Tributaria (SAT).

Volviendo al tema de la honestidad (como cualidad ética o moral en sociedad) debemos reconocer que en nuestro país esta palabra tiene valor subjetivo, y que depende del contexto y de los actores involucrados. Sólo en México se dificulta establecer parámetros morales compartidos, ya que estas concepciones pueden
cambiar radicalmente y lo que para uno es una muestra de honestidad para otro no lo es. Por ejemplo: para algunos mexicanos pasa como un hecho honesto la depredación del pueblo y sus recursos por parte de los políticos para favorecer su desarrollo personal; este factor no es bien visto para otros.

Sólo con este antecedente podremos entender el por qué el titular del SAT, Aristóteles Núñez, en días pasados no dudó en declarar que los paraísos fiscales no siempre son malos, y que se usan bajo tres objetivos: protección de activos, confidencialidad y evasión fiscal, por lo que de entrada se tendrá que ver en cuál de
estos tres supuestos se ubican los que están en la lista y si efectivamente tienen esos recursos, a fin de determinar las acciones correspondientes.



Imprimir
COMENTARIOS



top-add