×
Ricardo Torres
Ricardo Torres
ver +

" Comentar Imprimir
23 Diciembre 2016 04:00:00
Humberto Moreira y sus ganas de exigir
Nadie que se jacte de ser o sentirse coahuilense y de conocer las condiciones sociales y políticas de nuestro estado, puede decir qué desconoce lo que representa el nombre de Humberto Moreira Valdés, exgobernador del estado de Coahuila de Zaragoza.

Durante y desde el tiempo de su gestión como gobernador del estado de Coahuila, Humberto empezó a acumular señalamientos que lo relacionaban con la comisión diversos delitos de carácter público, los cuales se concretaron cuando salió a la luz, que el entonces mandatario firmó decretos por los que se adquirió una deuda de más de 33 mil 100 millones de pesos, en la que se utilizó documentación apócrifa, además de que parte de esos mismos recursos fueron utilizados para financiar campañas electorales gubernamentales en por lo menos cinco estados y en la campaña del actual presidente Enrique Peña Nieto.

A Humberto se la ha protegido por el gobernador actual de nuestro estado, el cual jamás se pronunció siquiera en relación a la deuda, y mucho menos respecto a la interposición de cualquier denuncia judicial tendiente a sancionar a los culpables del ilegal endeudamiento. Por el contrario, una vez que entró en funciones, la actual administración estatal se dio a la tarea de hacerle frente al aprieto en que se metió al estado, a costa de la inmolación de la población. La actual administración no vaciló en instruir a la Procuraduría de Justicia de Coahuila para que declarara que durante la administración del exgobernador Humberto Moreira no hubo desvío de recursos.

En la misma línea, el Gobierno federal ha protegido al señor Humberto, esto a pesar de que, desde que salió a la luz el fraude realizado al erario coahuilense, distintos funcionarios, partidos políticos y organizaciones civiles han demandado públicamente una investigación en contra del exgobernador. Sin embargo, en noviembre de 2012, la PGR le absolvió del endeudamiento por “no contar con las evidencias suficientes para acusarlo formalmente”, además de acuerdo con la PGR, hasta ahora nadie ha presentado alguna denuncia formal en su contra.

Por si lo anterior fuera poco, el Gobierno federal operó para liberar a toda costa a Humberto Moreira de los cargos que le atribuyeron en España, cuando fue detenido en el aeropuerto de Barajas, en Madrid.


A pesar de esta clara protección, en días pasados Humberto inició un capítulo de desavenencias con su partido, ya que se le había negado su postulación como candidato a una diputación local, por lo que en franca rabieta se descompuso en insultos y señalamientos en contra de su partido. En un audio filtrado, que no ha sido reconocido por él, se le escucha tratando a su hermano de traidor y asumiéndose a sí mismo como un hombre derecho, en tono de burla asegura que si los de su partido se atreven a expulsarlo él los expulsará de Coahuila. En el mismo audio, el exgobernador se compara con un rey, al advertirle a sus disidentes que no cusquen al león. Lo anterior evidencia que Humberto considera que los del poder aún le deben muchos favores y que su posición sigue siendo la de exigir.

Desgraciadamente, lo que olvida “el Profe”, es que esa seguridad y poder del que hace alarde se la ha dado el pueblo coahuilense, en contra de su voluntad y a base de sacrificios de todo tipo.
Imprimir
COMENTARIOS



top-add