×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
15 Junio 2018 04:00:00
Incómoda aliada
La Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación está en guerra en contra de la ciudadanía. No sólo ha suspendido clases en Oaxaca y Chiapas, dos de los estados más pobres del país y donde más necesaria es la educación, también ha tomado gasolineras y ha robado combustible para repartirlo entre los automovilistas. Ha secuestrado también camiones repartidores y los ha utilizado para bloquear vías de comunicación.

Los dirigentes de la CNTE se sienten protegidos por Andrés Manuel López Obrador. Si bien su paro ha rebasado ya los tres días que la ley da de gracia para que los maestros faltistas no sean destituidos, están convencidos de que cuando el candidato de Morena sea Presidente les condonará cualquier falta y los reinstalará en sus cargos y privilegios.

López Obrador está interesado en ganar la elección del próximo 1 de julio. Lo está haciendo con alianzas que nadie había tenido desde los tiempos del viejo PRI. Contar, por un lado, con la CNTE y por el otro con la maestra Elba Esther Gordillo es algo que no tiene ni Obama. Pero el costo de contar con un aliado como la CNTE puede ser enorme.

López Obrador ha atenuado muchas de sus propuestas originales. Si bien advirtió en un principio a las empresas que obtuvieran contratos petroleros que se los cancelaría y les haría perder su dinero, ahora sostiene que lo único que hará será revisar los contratos para ver si estos no se obtuvieron por corrupción, “como los de Odebrecht”. Su posición de que detendría las obras del nuevo aeropuerto ha cambiado por la de que lo privatizará. Hasta ahora, el candidato había mantenido que echaría para atrás la reforma educativa. La primera indicación de moderación vino en el tercer debate en que dijo que cancelaría “lo esencial” de la reforma. Añadió que no eliminaría la “evaluación”.

¿Qué significa “lo esencial” de la reforma educativa? Nadie lo sabe. Pero esta es la primera vez que López Obrador deja entrever que no haría una cancelación lisa y llana de la reforma educativa. Quizá tampoco ya dejará el control de la educación en Oaxaca y Chiapas en manos de la CNTE.

Por lo pronto, una envalentonada CNTE ha decidido mostrar toda su fuerza al Gobierno de Enrique Peña Nieto, a quien percibe debilitado. Si bien sus paros no han tenido la respuesta de los tiempos en que controlaba los institutos educativos locales, y tenía la certeza de que sus militantes no sufrirían descuentos ni despidos, ha conseguido el respaldo de un número suficiente de maestros y activistas como para montar agresiones directas a los ciudadanos, a las empresas de distribución de bienes de consumo, a los centros comerciales y a las gasolineras. Las autoridades locales no se han atrevido a hacer nada para defender a los ciudadanos porque las comisiones de derechos humanos y los tribunales les han dejado en claro que autoridad que defiende a los ciudadanos será despedida o terminará en la cárcel.

El problema para López Obrador es que esta CNTE estará todavía ahí cuando el nuevo Gobierno tome el poder. Y como la CNTE no se contentará con nada que no sea la recuperación de todos sus privilegios, parece inevitable que tarde o temprano el nuevo régimen se enfrente con ella

Hoy los radicales en torno a López Obrador pueden festejar que una organización bloquee carreteras o robe combustible. Cuando Andrés Manuel sea Presidente, a él le tocará enfrentarse a la ambición de poder de los líderes de la CNTE.

INUNDADA Y SEDIENTA

Una ciudad inundada, pero sin agua para beber. Esto no es producto del calentamiento global, sino de las malas políticas públicas. El Gobierno capitalino ha gastado durante años el dinero que tiene en programas sociales para la compra de votos, pero no ha invertido lo suficiente en infraestructura.
Imprimir
COMENTARIOS



5 6 7 8 9 0 1 2